Révolution Socialiste  

Home

Liens

Révolution Permanente

Lucha Marxista

Grupo Germinal

 

 

(Projet envoyé par la direction de la LOI)

 

A todas las organizaciones obreras de Argentina, de América Latina y del mundo

 

Los mineros muertos en Río Turbio son mártires de la toda la clase obrera mundial

Los asesinó la patronal esclavista, con la complicidad de las burocracias sindicales traidoras

 

Catorce mineros en el extremo sur de Argentina, en las minas de carbón de Río Turbio, en la provincia de Santa Cruz, han muerto por el incendio y posterior derrumbe de la mina. Entre ellos, tres obreros chilenos.

La patronal, el gobierno de Kirchner sirviente de Bush, la burocracia de los sindicatos y centrales sindicales, llaman a esto un "accidente laboral". ¡Mentira! Es un vil asesinato de la patronal esclavista que, con la complicidad de los burócratas sindicales de las CGTs y el CTA de Argentina, impuso las leyes de flexibilidad laboral que llevaron a la reducción de personal, al despido de los controladores de la cinta transportadora de la mina que se incendiara por un chispazo, por mal mantenimiento, y terminó por incendiar los pozos a más de 600 metros de profundidad.

Los gobiernos cipayos que lo antecedieron y el de Kirchner, -ex gobernador de esa provincia- fueron los que privatizaron el gas, el petróleo, las telefónicas, las minas, y las entregaron a cambio de papeles de la deuda externa sin ningún valor, al capital financiero internacional, a las pandillas imperialistas que se disputaron en los '90 el botín de la explotación de la clase obrera y los pueblos latinoamericanos y que, aún hoy, lo siguen haciendo.

¡Los mineros del Turbio son mártires de todo el movimiento obrero mundial! Trabajan doce horas diarias, por apenas 140 dólares mensuales y, a los 30 años, ya tienen sus pulmones destruidos. ¡Así tratan los patrones y las empresas imperialistas a la amplia mayoría de la clase obrera mundial! ¡Así obtienen sus superganancias con las que luego compran un puñado de burócratas y aristócratas obreros para que actúen como verdaderos guardiacárceles al interior de las organizaciones de lucha de nuestra clase!

La mina de Río Turbio, en el extremo sur del país, y lo que allí aconteció, es un símbolo de la clase obrera mundial, y debe ser una bandera de lucha de todos los obreros avanzados y las organizaciones revolucionarias del mundo.

Son los mártires del trabajo esclavo que se da en Argentina, en Chile, en América Latina, en Africa, en Asia. Y que, por millones también sufren los trabajadores inmigrantes y peor pagos de los Estados Unidos, de la Europa de las potencias imperialistas, y los obreros de los ex estados obreros entregados a la restauración capitalista por la ex burocracia stalinista, devenida hoy en nueva clase explotadora.

¡Llevémosle la bandera ensangrentada de estos mártires obreros a toda la clase obrera mundial! ¡Propongamos paros, marchas, pronunciamientos, piquetes frente a las embajadas de Argentina en todo el mundo! Ninguna organización que se precie de revolucionaria e internacionalista, puede desoír este llamado.

Los mineros argentinos y chilenos muertos en el Turbio, son parte de la lucha de los heroicos mineros de la mina de cobre de "El Teniente" en Chile, el corazón de la clase obrera chilena, que empujan a la misma a dar un paso hacia adelante contra el régimen pinochetista y el gobierno de Lagos integrante del TLC y socio menor del asesino Bush. Los tres mineros chilenos muertos en Río Turbio junto a sus hermanos de clase argentinos, demuestran que el capital no tiene banderas para explotar a sus esclavos, y que la clase obrera no debe tener fronteras para enfrentar a sus enemigos de clase.

Los mineros argentinos y chilenos del Turbio serán vengados también por sus heroicos hermanos, los mineros bolivianos, la vanguardia de la clase obrera sublevada en ese país, pese a la traición de las direcciones que siguen sosteniendo al gobierno de Mesa, el continuador del plan de entrega y explotación del asesino Goni, que fuera derrocado por el levantamiento de las masas bolivianas en octubre de 2003.

Los abajo firmantes, convocantes a una Conferencia Internacional de las fuerzas sanas del trotskismo y las organizaciones obreras revolucionarias, impulsamos este llamamiento desde el combate mismo de los obreros argentinos y de la clase obrera a nivel mundial. Nuestra lucha no es otra que la de impulsar en Argentina un llamamiento a un paro nacional de luto y de lucha, para unir el combate del movimiento piquetero, con el de las decenas de miles de trabajadores que han entrado a la lucha por el salario, divididos por las burocracias sindicales de las CGTs y el CTA, y por las nuevas burocracias piqueteras.

Nuestro combate no es otro que el de unificar y centralizar las luchas, para marchar sobre los lujosos locales de la CGT y CTA -los sirvientes y cómplices de la explotación y del saqueo de la nación- para imponer el paro nacional y reabrir el camino a la huelga general y a nuevas jornadas revolucionarias como las que sacudieron al país en el año 2001-2002.

Las organizaciones firmantes de esta declaración llamamos a todas las fuerzas internacionalistas de la clase obrera mundial, a condenar juntos y a desenmascarar la traición abierta a la revolución argentina, boliviana y latinoamericana, de los secuaces del capital: al stalinismo contrarrevolucionario; a Lula y a su frente popular, y a todas las burocracias sindicales que le dijeron a la clase obrera que había que apoyar a los gobiernos asesinos de Kirchner, de Mesa, de Toledo, de Lagos, que había que "luchar por lo posible" y no por lo necesario para terminar con el flagelo de la desocupación, la esclavitud y la entrega. Ellos son los que les sacan las papas del fuego a los regímenes semicoloniales cuando éstos arden por el empuje revolucionario de las masas.

Obreros de todo el mundo: los mártires mineros de Río Turbio deben ser una bandera de lucha de la clase obrera mundial, que combate en Irak, en Palestina; que persiste en su ofensiva comunera en Perú, que pugna por profundizar su revolución inconclusa en Bolivia, que gana las calles contra la guerra imperialista como en Inglaterra y en España, que se subleva en Chechenia, en Irlanda y en el País Vasco y que entra al combate, como en Francia, contra el ataque a sus conquistas.

¡Viva la unidad de la clase obrera argentina, chilena, boliviana y latinoamericana! ¡Viva la unidad de la clase obrera y los pueblos oprimidos del mundo con los trabajadores que entran al combate en las entrañas mismas de las potencias imperialistas!

 

18 de junio de 2004.-

 

 

Liga Obrera Internacionalista (Cuarta Internacional)-Democracia Obrera de Argentina