Germinal  

Home

Liens

Revolución Permanente

Lucha Marxista

Grupo Germinal

 

 

¡RETIRADA INMEDIATA DE TODAS LAS TROPAS FRANCESAS EN COSTA DE MARFIL!

 

El ejército francés destruyó el 6 de noviembre las fuerzas aéreas de Costa de Marfil. El mismo día tomó el control del aeropuerto de su capital. Reprimió las manifestaciones populares contra estos actos colonialistas desencadenando, así,  los disturbios del 7 de noviembre contra los buenos barrios poblados por europeos.

 

La burguesía francesa y su estado, responsables del subdesarrollo y de la violencia

 

El ejército francés tiene menos mercenarios profesionales y menos armamento que el ejército estadounidense que causa estragos en Irak. Pero no tiene nada que envidiarle en cuanto a brutalidad sobre los civiles, fechorías y torturas se refiere. La burguesía francesa es inferior por su talla y, por tanto, por sus medios diplomáticos y militares, a su rival estadounidense pero no por su tradición de pillaje, dominación y colonialismo. En resumen, el estado francés forma parte del club de las potencias imperialistas que se disputan el planeta.

 

En el siglo XIX, el ejército francés colonizó buena parte de África mediante la más innoble violencia, abriendo la vía del pillaje a la burguesía francesa que, durante los siglos anteriores, había traficado con millones de esclavos arrancados del continente. Costa de Marfil nunca escapó de la dominación francesa a pesar de su independencia formal en 1960 pues, para ello, habría hecho falta una revolución, la toma del poder por los trabajadores de Costa de Marfil y de los países vecinos. Los recursos de Costa de Marfil (cacao, algodón, café, pesca, puerto, ferrocarriles) son aprovechados, sobretodo, por los extranjeros, especialmente por los capitalistas franceses. Esta región de África Occidental y del Golfo de Guinea se ha revelado, cada vez más, rica en petróleo y gas, riqueza que se disputan los imperialismos francés y estadounidense.

 

Hoy en día el imperialismo francés interviene en Costa de Marfil para mantener las condiciones de explotación capitalista y para contrarrestar la ascendente influencia de su rival estadounidense. Más de una cuarta parte el capital social de las empresas de Costa de Marfil está en manos de las empresas francesas. Los grandes grupos capitalistas franceses (Total, Alcatel, Bolloré, Bouygues, France Telecom, Société Générale, Saupiquet...) controlan ampliamente el crédito, la construcción, el negocio de los productos agrícolas, la telefonía, el transporte ferroviario, las refinerías, el agua, etc. para garantizar sus beneficios en África, el estado francés mantiene allí, permanentemente, a 10.000 militares.

 

Todos los gobiernos franceses han admitido los encarcelamientos, las ejecuciones y la corrupción del régimen de Houphouët-Boigny y de Gbagbo, encarnaciones políticas de la burguesía compradora cristiana del sur del país. En ocasiones han sido sus consejeros directos. La “política africana” llevada a cabo por De Gaulle y Foccart, Chirac y Pascua y Mitterrand padre e hijo, provocó un genocidio contra los tutsis en Ruanda 1994.

 

Ante el desencadenamiento de la violencia militar y colonial, por orden personal de Chirac, los partidos salidos de la clase obrera se han comportado como criados del presidente y su ejército:

 

“Quisiera expresar la emoción del Partido Socialista y nuestra total solidaridad con las fuerzas francesas en misión [...] Pedimos que los grupos parlamentarios sean informados sobre la cuestión...” (Julián Dray, portavoz del PS, 8 de noviembre)

 

“Puesto que se ha derramado sangre en Costa de Marfil, provocando dramas humanos inaceptables en nuestros dos países y la muerte de soldados franceses [...] permitidme solicitaros una reunión urgente de la Asamblea Nacional [...] y debatir sobre las iniciativas que Francia debe  tomar...” (Marie-George Buffet, Secretario del PCF, al primer ministro, 7 de noviembre).

 

Los jefes reformistas rehúsan exigir la retirada de las tropas. Al contrario, se asocian a las ceremonias de unión  nacional organizadas por Chirac, Raffarin y Alliot-Marie con motivo del regreso de los cuerpos de 9 militares. Aprueban el envío de refuerzos. Reclaman que se les asocie más estrechamente a esta política de Chirac. Hay que decir que el PCF está, desde 1934, ligado al patriotismo al que sucumbió el PS a partir de 1914. Convertidos en social-chovinistas, estos partidos han renegado de toda lucha antimilitarista y anticolonialista. El presidente Gbagbo es miembro de la Internacional ‘Socialista’. De la misma manera que traicionan en Francia, llamando a votar a favor de Chirac en mayo de 2002 o apoyando la necesidad de ‘reformas’ contra las conquistas sociales, los partidos reformistas y las direcciones sindicales se encuentran, también, al lado de los capitalistas franceses y del ejército imperialista contra los trabajadores y la juventud de Costa de Marfil.

 

¡Basta de unión nacional! ¡Fuera las manos del imperialismo francés de Costa de Marfil!

 

Los que aplastan al pueblo marfileño son los mismo que nos explotan y que nos reprimen, que privatizan los servicios públicos y que estrangulan el derecho a la salud, a la instrucción, a una pensión decente. El enemigo está en nuestro propio país. La derrota de la intervención colonial en Costa de Marfil frente a la movilización popular sería un estímulo para los trabajadores del mundo entero, incluyendo a la clase obrera francesa.

 

¡Retirada inmediata de todas las tropas francesas de Costa de Marfil! ¡Ninguna intervención militar de la ONU! ¡Cierre de todas las bases militares francesas en África! ¡Retirada inmediata de las tropas francesas de Haití y de Afganistán!

 

¡Manifestación de todas las organizaciones obreras, partidos (PCF, PS, LCR, LO) y sindicatos, a favor de la retirada de las tropas coloniales, de la anulación de la deuda, contra el gobierno Chirac-Barnier-Alliot-Marie! ¡Su responsabilidad es exigir huelgas y bloqueos (en los puertos, aeropuertos, telecomunicaciones...) para impedir la intervención imperialista!

 

14 de noviembre de 2004

 

Groupe Bolchevik

por la construcción del partido obrero revolucionario,
 de la internacional obrera revolucionaria