Révolution Socialiste  

Accueil

CoReP

CRP en el Perú

Sobre la caracterización del PS y las tácticas electorales

 

 

Estimados compañeros del GB:

 

Les escribimos esta carta con la sana intención de discutir fraternalmente las diferencias que tenemos con vuestra posición en relación a las ultimas elecciones en Francia, en el marco de que en muchas cuestiones fundamentales tenemos importantes coincidencias de principios.

Una de las tareas fundamentales del partido revolucionario es clarificar ante las masas obreras y populares el carácter de clase de los partidos.

En este sentido creemos que Uds cometen un error al caracterizar al PS como un partido obrero, y al decirle a los trabajadores franceses que el voto por el PS es un voto de clase contra la burguesía. Aunque Uds critiquen la política del PS, creemos que con su posición Uds alimentan la confusión de los trabajadores en lugar de ayudar a clarificarla.

Como Uds sabrán, Trotsky caracterizó al PS de una manera bastante diferente:

 

“La SFIO no sólo no es un partido revolucionario sino ni siquiera es proletario. Es pequeñoburgués por su política y también por su composición social” (Es necesario un nuevo giro, 10 de junio de 1935).

“El partido Socialista no es un partido obrero, ni por su política, ni por su composición social. Es el partido de las nuevas capas medias (funcionarios, empleados, etc.), parcialmente de la pequeña burguesía y de la aristocracia obrera.” (La etapa decisiva, 5 de junio de 1936).

 

En cambio Uds dicen:

“...los bolcheviques no se oponen a la expresión, sin embargo deformada y parcial, de la lucha entre las clases por vía de las elecciones. En la primera ronda así como en la segunda, en la presidencial así como en la legislativa, los votos de los obreros sólo pueden ir a las organizaciones y partidos de los obreros (PS, PCF. LO, LCR), y nunca a los candidatos de formaciones burguesas. (Révolution Socialiste No. 22, el 2007 de enero)

 

¿Qué ha cambiado desde entonces en la dirección, la política y el programa, o en la base social del PS para que Uds lo caractericen como un partido obrero?

 

Uds caracterizan al PS como un partido “obrero-burgués” y dicen que votan por el PS un gran porcentaje de obreros. Sin embargo eso no hace a la caracterización de un partido, ya que de otra manera deberíamos creer también que el peronismo en Argentina, o el partido de Chávez son partidos obreros.

La caracterización de “obrero-burgués”no tiene relación con la cantidad de obreros que votan por un partido, sino con la cantidad de obreros organizados que hacen a la “composición social” del partido.

Un partido con un programa reformista (es decir burgués), pero con base mayoritariamente obrera, es un partido “obrero-burgués”.

Nosotros no conocemos cual es la composición social de la base del PS; no sabemos que proporción de su base organizada es obrera. Conocemos al PS de Argentina, que acaba de ganar las elecciones en la provincia de Santa Fe (la segunda más importante por su PBI y por la cantidad de habitantes, después de la provincia de Buenos Aires), y a pesar de haber recibido una importante cantidad de votos de trabajadores, se ajusta plenamente a la caracterización de Trotsky arriba citada. Pero supongamos que es correcta la caracterización que Uds hacen del PS como partido obrero-burgués.

Caracterizar a un partido como obrero burgués, sirve justamente para distinguir, para apreciar que, a pesar de que en su base tenga una amplia mayoría obrera, la dirección y el programa del partido son burgueses. Y la primer tarea, “de principio” del partido revolucionario, lo que lo distingue de todos los oportunistas y centristas, es decir claramente esta verdad a los trabajadores. Uds cumplen con este principio en un sentido, al denunciar la política del PS y a la propia candidata Royal. Pero luego introducen una confusión al decir que el PS es un partido obrero y al llamar a votar por él (es decir por Royal) como tal.

 

Por supuesto que este principio (denunciar el carácter burgués de los partidos reformistas) no impide, sino que al contrario, muchas veces hace obligatoria la utilización de diversas tácticas para que los obreros “aprendan por su propia experiencia práctica” que lo que dicen los revolucionarios es verdad.

Con este fin, la principal táctica utilizada por el bolchevismo y el trotskismo en relación a estos partidos fue el frente único.

En este sentido podemos destacar la política propuesta por Trotsky en Alemania, en relación al partido socialdemócrata alemán.

Trotsky enfatizaba la caracterización de la socialdemocracia alemana como un partido burgués:

 

“El Partido Comunista es un partido proletario, antiburgués, aunque esté dirigido de forma errónea. La Socialdemocracia, a pesar de su composición obrera, es un partido enteramente burgués, dirigido en condiciones “normales” de forma muy hábil desde el punto de vista de los objetivos de la burguesía; pero este partido no sirve de nada en condiciones de crisis social. Los dirigentes socialdemócratas se ven completamente forzados, incluso contra su voluntad, a admitir el carácter burgués de su partido.” ( ¿Y Ahora? Problemas vitales del proletariado alemán-1932-).

 

En contra de la posición stalinista, que igualaba a la socialdemocracia y al fascismo (socialfascismo), Trotsky ubicaba correctamente el carácter de la dirección socialdemócrata como de agente parlamentario de la burguesía imperialista. Pero, además, al considerar la composición obrera de su base, proponía el frente único obrero PC-PS para enfrentar al fascismo.

 

Uds dicen: “El frente unido de los obreros no es necesariamente una táctica para las elecciones”. Nosotros creemos que, de ninguna manera es una táctica para las elecciones o sólo puede serlo en determinadas circunstancias muy particulares. La política de frente único, es para la acción, no para la propaganda ni –por lo tanto- para las elecciones. Al proponerle a los obreros socialdemócratas y a los dirigentes reformistas el frente único para una lucha efectiva en común, la base obrera puede hacer su experiencia con la dirección de su partido y quedar en evidencia ante ellos su carácter burgués.

Sin embargo ni siquiera en el momento de la lucha en común, los revolucionarios dejarán de decir la verdad a los obreros, tal cual lo hace Trotsky en su “Carta a un obrero socialdemócrata”:

“Lo que separa a los comunistas de la socialdemocracia son antagonismos sobre cuestiones fundamentales. La forma más simple de traducir la esencia de sus desacuerdos es ésta: la socialdemocracia se considera el doctor democrático del capitalismo; nosotros somos sus enterradores revolucionarios”.

 

Trotsky proponía el frente único contra el fascismo, pero a la vez decía:

“Pero es precisamente en el dominio de la propaganda donde resulta inadmisible un bloque semejante. La propaganda debe apoyarse sobre unos principios claros, sobre un programa preciso. Marchar separados, golpear juntos. El bloque no se ha creado más que para acciones prácticas de masas. Las transacciones en la cumbre sin una base de principios no conducen a nada, salvo a la confusión. La idea de presentar a las elecciones presidenciales un candidato del frente único obrero es una idea fundamentalmente errónea”.

 

¿Significa esto que, al no poder presentarnos a elecciones por ser grupos muy pequeños debamos optar por la abstención permanente? No. Pero la táctica electoral, como cualquier táctica, debe apoyarse sobre principios claros y requiere determinadas condiciones sólo dentro de las cuales la táctica es adecuada. Como diría Lenin: ...”la tarea consiste, como siempre, en aprender a aplicar los principios generales y fundamentales del comunismo a las relaciones peculiares entre las clases y los partidos, a las características peculiares del desarrollo objetivo hacia el comunismo, que en cada país son diferentes y debemos saber descubrir, estudiar y vaticinar.”

La base política de las tácticas electorales que tanto Lenin como Trotsky propusieron en relación a los partidos obrero-burgueses tenía que ver con que hubiera determinadas condiciones que posibilitaran la experiencia práctica de la base obrera de masas con la dirección burguesa.

En primer lugar entender que un partido obrero-burgués es un partido burgués de composición obrera:

 Un partido obrero con un llamado programa mínimo es eo ipso un partido burgués. Es un partido que hace que los obreros apoyen la política o los políticos burgueses.

Un partido obrero marxista revolucionario podría discutir la cuestión de si es o no aconsejable, en una situación determinada, apoyar a uno de los candidatos burgueses.”(León Trotsky, El caso Diego Rivera-XIII).

 

Lenin y Trotsky consideraban al P. Laborista, al igual que al POBelga, partidos obreros-burgueses u obreros liberales, un “tipo especial de partido”(1), porque en ellos estaba casi toda la clase obrera organizada. Debido a que los sindicatos están fusionados con el Partido Laborista, tanto en Inglaterra como en Bélgica (POBelga), Trotsky dice que son “el movimiento obrero organizado”. Por eso tanto Lenin en relación al Partido Laborista como Trotsky en relación al POB proponían el entrismo de los pequeños partidos o grupos revolucionarios. La clase obrera no había hecho con ellos una experiencia estando en el poder, y tenían una gran expectativa en ellos. Y además la situación de la lucha de clases posibilitaba una experiencia concreta con la dirección de esos partidos si llegaban al poder.

 

La política de apoyar electoralmente al partido obrero-burgués para que llegue al poder estaba en línea con las resoluciones tácticas de la IC sobre el gobierno obrero:

 

“El gobierno obrero (eventualmente el gobierno <obrero y<  campesino) deberá siempre ser empleado como una consigna de propaganda general. Pero como consigna política actual, el gobierno obrero revista una gran importancia en los países donde la situación de la sociedad burguesa es particularmente poco segura, donde la relación de fuerzas entre los partidos obreros y la burguesía plantea la solución del problema del gobierno obrero como una necesidad política candente.

En esos países la consigna de “gobierno obrero” es una consecuencia inevitable de toda la táctica de frente único...

Un gobierno de este tipo no es posible si no nace en la lucha misma de las masas, si no se apoya sobre los órganos obreros aptos para el combate y creados por las capas más numerosas de las masas obreras oprimidas. Un gobierno obrero que resultase de una combinación parlamentaria, puede también brindar la ocasión de reanimar el movimiento obrero revolucionario.”

“...objetivamente esos gobiernos, pueden contribuir a precipitar el proceso de descomposición del régimen burgués.” (Resolución sobre la táctica de la Internacional Comunista- -X- Gobierno obrero- IV Congreso de la IC)

Pero esta situación sólo es posible en determinadas condiciones, como mínimo prerrevolucionarias.

 

Veamos ahora cuales fueron los elementos básicos que tuvo en cuenta Lenin al proponer la táctica para Inglaterra (3):

1)      “...las condiciones para una revolución proletaria victoriosa maduran a ojos vistas en Inglaterra”.

2)     “el hecho de que la mayoría de los obreros de Inglaterra siguen todavía a los Kerenski o a los Scheidemann ingleses, y de que no han pasado aún por la experiencia de un gobierno formado por esa gente –experiencia que fue necesaria en Rusia y Alemania para asegurar el paso en masa de los obreros al comunismo-, demuestra sin duda que los comunistas ingleses deben participar en la acción parlamentaria, que deben ayudar, desde adentro del Parlamento, a las masas obreras a ver en la práctica los resultados del gobierno de los Henderson y los Snowden, y que deben ayudar a los Henderson y los Snowden a vencer a las fuerzas unidas de Lloyd George y Churchill. Proceder de otro modo significaría obstaculizar la causa de la revolución, puesto que la revolución es imposible sin un cambio de las opiniones de la mayoría de la clase obrera, un cambio producido por la experiencia política de las masas, nunca por la propaganda sola.”

 

 

 

Más adelante, Uds citan correctamente que en 1935 ( “Una vez más el ILP”) Trotsky dice que el hecho de que el Partido Laborista ya haya gobernado, no liquida la táctica, porque el P Laborista mantenía el apoyo organizado del conjunto de la clase obrera. Por ejemplo: sólo la Liga Juvenil Laborista en 1935 tenía 30 mil miembros jóvenes obreros.

 

Entonces las condiciones para la táctica del “apoyo crítico” son la composición obrera del partido burgués-liberal-reformista, y una situación como mínimo prerrevolucionaria, determinadas relaciones de fuerzas entre la burguesía y el partido obrero que pusieran la cuestión del gobierno obrero a la orden del día.

 

La táctica de Uds, por un lado es incoherente, porque si Uds caracterizan que el PS es un partido obrero-burgués (y utilizan la táctica de Lenin con el Partido Laborista inglés como analogía) deberían haber llamado a votar por Royal exclusivamente y no por todos los partidos “obreros” por igual, para que los obreros hagan la experiencia con los dirigentes del PS en el poder.

 

Quizás eso se debió a que, como Uds afirman, los trabajadores iban a votar por Royal “sin expectativas” o “sin tener ilusiones en Royal o en el PS”.

 

Pero la base de la táctica leninista-trotskista en la que Uds se apoyan como analogía, no consistía en llamar a votar por el Partido Laborista porque ese sería un voto de “clase contra clase”(2), sino al contrario, porque a pesar de que denunciamos a su dirección y su programa como burgueses, los obreros lo seguían considerando “su” partido, y así debemos decírselo a los trabajadores:

“El Partido Laborista os engañará y traicionará, pero vosotros no nos creéis. Muy bien, os acompañaremos en la experiencia, pero de ninguna manera nos identificamos con el programa del Partido Laborista”.

 

Uds no dijeron: Royal los traicionará, pero como los obreros confían en ella los acompañaremos en su experiencia. Uds dijeron: no apoyamos a ningún candidato, pero votar al PS es votar a una organización de la clase obrera.

Entonces Uds, en lugar de orientar la táctica para desenmascarar a la dirección del PS frente a los obreros socialistas, parecieron querer convencer a los obreros que votar por el PS, a pesar de todas las críticas que le hacen, es un voto de “clase contra clase”, ayudando a crear la ilusión de que Royal –a pesar de todo- es un mal menor que Sarkozy.

Nosotros creemos que esta posición solo puede ayudar a confundir a los trabajadores.

 

Creemos que nuestra crítica está en sintonía con al opinión de Lenin, por ejemplo, en el párrafo siguiente, cuando les reprocha a los comunistas alemanes:

 

“En este folleto he expresado la opinión de que un compromiso entre los comunistas y el ala izquierda de los independientes es necesario y provechoso para el comunismo....Esta declaración es absolutamente justa tanto en la premisa fundamental como en su conclusión práctica. La premisa fundamental es que, en el momento actual, no existe “base objetiva” para la dictadura del proletariado, por cuanto la “mayoría de los obreros urbanos” apoya a los independientes. Conclusión: promesa de constituir una “oposición leal”  ( es decir, renuncia a preparar “un derrocamiento violento”) a un “gobierno socialista si este excluye a los partidos burgueses capitalistas”.

En lo fundamental, esta táctica es sin duda acertada. Sin embargo, aun sin detenernos en pequeñas inexactitudes en las formulaciones, es imposible silenciar el hecho de que no se puede llamar “socialista” (en una declaración oficial del Partido Comunista) a un gobierno de socialtraidores; de que no se debe hablar de exclusión de “los partido burgueses-capitalistas”, cuando los partidos tanto de los Scheideman como de los Kautsky y los Crispien son partidos pequeñoburgueses democráticos....”

Habría bastado decir (si se quería dar muestras de cortesía parlamentaria): mientras la mayoría de los obreros urbanos siga a los independientes, nosotros, los comunistas, no debemos hacer nada por impedir que esos obreros se desembaracen de sus últimas ilusiones democrático-pequeñoburguesas (es decir “burguesas-capitalistas”) haciendo la experiencia de tener un gobierno “propio”. Esto es motivo suficiente para un compromiso, que es verdaderamente necesario y que debe consistir en renunciar  durante un cierto tiempo a todo intento de derrocamiento violento de un gobierno que cuenta con la confianza de la mayoría de los obreros urbanos. Pero en la agitación diaria de masas, en la que no nos ata la cortesía parlamentaria oficial, podría, naturalmente, agregarse: dejemos que miserables como los Scheidemann y filisteos como los Kautsky y los Crispien muestren con sus actos hasta dónde han sido engañados y hasta dónde engañan a los obreros; su gobierno “limpio” hará la labor “más limpia” de todas al “limpiar” los establos de Augías del socialismo, de la socialdemocracia y demás variedades de socialtraición.” (Los comunistas y los independientes en Alemania)

 

Insistimos en nuestra preocupación central: nosotros no consideramos que el PS sea un partido obrero. Y aunque tenga apoyo electoral de los trabajadores, dudamos de que tenga una gran base obrera organizada.

Insistimos en que la caracterización del PS es clave, y nos preocupa que pueda tener otras consecuencias más importantes que una táctica electoral ecléctica.

 

Si Uds sólo se guían por la cantidad de votos que reciben y no por el carácter de clase del partido quizás hayan coincidido con la posición de varias corrientes trotskistas (incluida el PTS) que llamaron a votar por Chávez en el referéndum revocatorio, o por el PO que llamó a votar por Evo Morales contra el candidato de la oligarquía y el imperialismo. Tal vez tendríamos que votar por Cristina Kirchner, por Lula, por Tabaré y hasta por Bachelet?. Había que haber llamado a votar por el Partido Laborista de Blair-Gordon Brown y por el PSOE de Zapatero?

El origen obrero tampoco puede ser un argumento. Hoy en día nosotros creemos que el PC, por lo menos en Argentina, no es un partido obrero, ni por su programa, ni por su composición social, la cual coincide en gran medida con la del PS.

 

Trotsky caracterizó al PS en el 35-36 como un partido pequeño-burgués. Antes cuando los llamados “neo-socialistas” rompieron con el PS, lo caracterizaba como “centrista” (ver “La evolución de la SFIO”) y fue cuando propuso la línea del entrismo. No conocemos la carta a Fred Zéller que Uds mencionan. Pero si hemos leído en la recopilación de escritos de Trotsky “¿Adónde va Francia?” :

 

“Si en todas las circunscripciones electorales en las que los socialistas y comunistas se han retirado a favor de los radicales, se hubieran planteado en la segunda vuelta candidaturas obreras revolucionarias, éstas hubieran obtenido un número muy importante de votos. Por desgracia, no se ha encontrado una organización capaz de una iniciativa semejante. Esto demuestra que los grupos revolucionarios, centrales y locales, permanecen fuera de la dinámica de los acontecimientos y prefieren abstenerse y esquivarse, allí donde hace falta actuar.” (En “La etapa decisiva” del 5 junio de 1936)

Esto es en el marco de una situación revolucionaria, y en las expectativas que había en el frente PC-PS, que en su conjunto agrupaban a la gran mayoría de la clase obrera, principalmente el PC que pasa de 30 mil miembros en 1933 a 320 mil en 1937 . Esta política se ubicaba -en el marco de una situación que Trotsky ya caracterizaba como revolucionaria- en la línea de luchar por romper el frente popular y desenmascarar la capitulación a la burguesía del PC y el PS. Esta política está en sintonía con la política del “gobierno obrero” como consecuencia de la política del frente único planteada por Trotsky para Francia.

 

Uds están en contra de la política de la abstención permanente pero su línea los lleva a la política del “apoyo crítico” permanente (5), lo cual es un error porque ninguna táctica es de aplicación permanente.

Trotsky consideraba que la abstención es una política negativa: “Podemos aceptar la abstención. El estado burgués nos privó de la posibilidad de presentar nuestro candidato. Podemos proclamar que son todos farsantes. Eso es una cosa, pero otra cosa es que los hechos nos confirmen lo que proclamamos.”, decía en las discusiones con los dirigentes del SWP de EE-UU. Pero a pesar de ello  recurrió a la abstención cuando no había otra posibilidad:

“Estamos a favor de la participación política de los trabajadores, pero si esta participación es independiente. En México no hay en este momento ningún partido obrero, ningún sindicato en proceso de adoptar una política independiente de clase y capaz de lanzar un candidato que responda a esa política. En estas condiciones, lo único que podemos hacer es limitarnos a la propaganda marxista y a la preparación de un futuro partido del proletariado mexicano independiente de la burguesía.” (“Clave y la campaña electoral”, Febrero de 1939, publicado en la revista Clave Nº6)

 

Otras tácticas electorales propuestas por Trotsky tenían que ver con la línea general del partido o con una política hacia alguna determinada organización obrera.

 

Es el caso de la discusión de Trotsky con el SWP acerca de la política electoral para EE-UU en 1940. Cannon  decía allí que “el problema de convertir a un grupo ideológico en un partido obrero es el más difícil de todos”. Y Trotsky, reclamando que el partido no tenía línea para las elecciones, preguntaba: “¿Qué les decimos a los obreros que nos preguntan por qué candidato deberían votar?” Y luego agregaba: “Veo que no hay campaña en el Socialist Appeal por un candidato obrero. ¿Por qué no propusieron un congreso sindical o una convención para nombrar un candidato a la presidencia? Si fuera un independiente lo apoyaríamos. No podemos permanecer indiferentes. Bien podemos insistir en sindicatos donde tenemos influencia en que Roosevelt no es nuestro candidato y que los trabajadores deben tener su propio candidato. Deberíamos pedir un congreso nacional que esté conectado con el partido laborista independiente.”

Es decir esta táctica electoral empalmaba con el planteo de un partido de trabajadores basado en los sindicatos en EE-UU.

Más adelante, ante la imposibilidad de implementar la primer orientación,  Trotsky plantea otra táctica para acercarse a la base del PC (una especie de maniobra “desde afuera” para ganar obreros comunistas) que contaba con “algunas decenas de miles” de obreros. Cuando el PC cambió su línea de apoyo a los imperialismos democráticos y se pronuncio contra el apoyo a todos los imperialismo en la guerra, barajó la posibilidad de llamar a votar por el candidato del PC, pero decía refiriéndose a los obreros comunistas:  ‘Les advertiremos “estos dirigentes los traicionarán pero haremos la experiencia con ellos”.

 

Compañeros: insistimos en que nuestra discusión no esta centrada en la cuestión de la táctica electoral, lo cual es absolutamente secundario. Nuestra preocupación esta centrada en la caracterización de clase del PS (y secundariamente en la del PC y LCR). Nuestra caracterización es que el PS es un partido burgués y no obrero-burgués.

En relación a la cuestión de la táctica electoral nosotros hemos tenido dudas y posiblemente equivocaciones(4).

Esperamos que Uds sepan apreciar correctamente nuestra crítica, que es fraternal, no tiene ningún interés fraccional, y por el contrario está en el marco de lo que creemos son importantes coincidencias de principios entre el CoReP y la LSI. Esperamos de parte de Uds una respuesta a nuestras inquietudes.

 

Saludos, Antonio.

 

kkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkk

NOTAS

sssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssss

(1) “No puedo detenerme ahora en el segundo punto de desacuerdo entre los comunistas ingleses: el problema de si deben o no afiliarse al Partido Laborista. Poseo poquísimos datos sobre esta cuestión, que es sumamente compleja, dado el carácter singular del “Partido laborista” británico, cuya misma estructura es tan diferente a la de los partidos políticos corrientes del continente europeo.”

zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz

(2) Una planteo similar utilizaron tanto la LIT como el MST para darle al apoyo “crítico” electoral a Lula y al PT: utilizando la misma analogía de la táctica leninista en Inglaterra dijeron: “trabajador vota trabajador”. El MST fue más lejos todavía cuando, ante el triunfo electoral de Lula, anunció con un titular que cubrió toda su portaba “Un obrero presidente”. Todos se olvidaron del programa burgués de Lula, de las condiciones no revolucionarias de la lucha de clases en Brasil, y del hecho que Lula había formado un frente electoral con partidos burgueses, incluyendo en la fórmula presidencial como vicepresidente al burgués Alençar.

wwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwww

(3)Precisamente, como puede también verse por el discurso de Lloyd George, las condiciones para una revolución proletaria maduran a ojos vistas en Inglaterra. Los errores de los comunistas de izquierda son particularmente peligrosos en este momento, porque algunos revolucionarios no hacen gala de una actitud suficientemente meditada, inteligente y sagaz con respecto a cada una de estas condiciones. Si somos el partido de la clase revolucionaria y no simplemente un grupo revolucionario, y si queremos que las masas nos sogan (y si no lo logramos corremos el riesgo de no ser más que simples charlatanes) debemos: primero, ayudar a Henderson o a Snowden a vencer a Lloyd George y Churchill (o más bien, obligar a los primeros a vencer a los segundos, ¡pues los primeros tienen miedo de su victoria!); segundo, debemos ayudar a la mayoría de la clase obrera a convencerse por experiencia propia de que tenemos razón, es decir, que los Henderson y los Snowden son absolutamente inútiles, que son, por naturaleza, pequeñoburgueses y traidores, y que es inevitable su bancarrota; tercero, debemos acercar el momento en que, sobre la base de la decepción causada por los Henderson a la mayoría de los obreros, sea posible, con serias posibilidades de éxito, derribar de un golpe al gobierno de los Henderson; porque, si el muy astuto y firme Lloyd George, ese gran burgués, no pequeño, demuestra estar consternado y se debilita cada día más (con toda la burguesía) por sus “roces”, hoy con Churchill y mañana con Asquith, ¡cuánto mayor será la consternación de un gobierno de Henderson!.

Hablaré de un modo más claro. Los comunistas ingleses deben, a mi juicio, unificar sus cuatro partidos y grupos (todos débiles y algunos de ellos muy, peor muy débiles) en u partido comunista único, sobre la base de los principios de la III Internacional y de la participación obligatoria en el Parlamento. El Partido Comunista debe proponer a los Henderson y a los Snowden el siguiente acuerdo electoral de “compromiso”: luchemos juntos contra la alianza entre Lloyd George y los conservadores, distribuyamos las bancas en el Parlamento de acuerdo con el número de votos obreros obtenidos por el Partido Laborista y por los comunistas (no en las elecciones, sino en una votación especial), y conservemos la completa libertad de agitación, de propaganda y de acción política. Sin esta última condición, naturalmente, no podemos acceder a formar un bloque, pues sería una traición. Los comunistas ingleses deben reclamar y obtener libertad total de desenmascara a los Henderdson y los Snowden, del mismo modo que los bolcheviques rusos (durante 15 años, de 1903 a 1917) la reclamaron y obtuvieron con respecto a los Henderson y los Snowden rusos, es decir, los mencheviques. (...)

Hay que advertir que en Rusia, después, de la revolución del 27 febrero de 1917 (antiguo calendario), la propaganda de los bolcheviques contra los mencheviques y eseristas (es decir los Henderson y los Snowden rusos) logró ventajas precisamente de circunstancias de este tipo. Nosotros dijimos a los menvcheviques y a los socialrevolucionarios: tomen todo el poder sin la burguesía, puesto que cuentan con la mayoría en los soviets (en el Congreso de los Soviets de toda Rusia celebrado en junio de 1917, los bolcheviques sólo tenían el 13% de los votos). (...)

Si los Henderson y los Snowden se niegan a formar un bloque con los comunistas, éstos saldrán ganando en el acto, pues conquistarán la simpatía de las masas, mientras que los Henderson y los Snowden quedarán desacreditados; si como resultado de ello, perdemos algunas bancas en el Parlamento, es algo sin importancia para nosotros. No presentaríamos candidatos sino en muy pocos distritos electorales donde nuestras candidaturas no puedan dar ninguna banca a los liberales a expensas de los candidatos laboristas. Participaríamos en la campaña electoral, distribuiríamos volantes haciendo agitación a favor del comunismo, y en todos los distritos electorales donde no presentamos candidatos, invitaríamos a los electores a votar por el candidato laborista contra el candidato burgués..

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

(4)

En la carta de respuesta del GB al cda Walter de la LRP, dicen:

 

“En los 30, Trotsky ignoró completamente todas las advertencias poderosas del Cda Walter, tanto para las elecciones británicas de 1935 como para las elecciones francesas de 1936. Respondiendo a un camarada joven que fue ganado vía la entrada en la Juventud Socialista, Trotsky recomendó:

En cuanto a las elecciones del legislativo en Francia, yo pienso que nosotros no podemos aceptar un boicot. Propagandice los Comités de Acción, . ¡Oponga a los Comités futuros de Acción a la acción electoral presente, no! Uno sólo puede boicotear el parlamentarismo cuando puede reemplazarlo por la acción revolucionaria directa. (La carta a Fred Zeller, 1936)

Siguiendo este consejo, la sección francesa de la IV y la Juventud Socialista Revolucionaria presentó a varios candidatos y llamó, en la mayoría de distritos, a votar por el PS-SFIO y el PCF-SFIC. Él dio un consejo equivalente a un miembro del ILP británico:

El Partido Laborista no debe de haber sido extremamente soportada porque estaba contra las sanciones sino porque representó las masas de la clase obrera. (L. Trotsky. el una vez más el ILP., el 1935 del noviembre, las el en de Escrituras Bretaña, vol. , 3, p. , 117)

Es difícil estar más claro: los revolucionarios dan el apoyo electoral crítico a reformistas, cuando ellos no tienen su propio candidato, por una sola razón: porque la clase obrera los considera como sus representantes. No debido a su programa. En este pasaje, la fórmula de Trotsky se parece al" apoyo crítico permanente muy táctico" qué el Cda. Walter denuncia.”

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

 

(5) Recientemente le explicamos nuestra posición en las recientes elecciones en Argentina, a un cro de Iniciativa Marxista -con el que empezamos a tener un intercambio de opiniones- y que nos criticó nuestra política electoral de abstención o voto en blanco:

 

Es verdad que nuestra ofensiva política en relación a las direcciones de las organizaciones centristas esta centrada en las críticas a sus capitulaciones, y que no tenemos una política de tipo frente único en general, en el plano al que vos te referís, que es el plano electoral. Sin embargo no porque hayamos descartado este “tipo de pensamiento”, sino porque no nos pareció la política más conveniente en este momento.

En el período previo a las elecciones de 2005, en cambio, les hemos propuesto un frente electoral de esas organizaciones (PTS-MAS-PO) encabezado por los representantes clasistas de las luchas de los trabajadores más destacadas (hubo una oleada de luchas, y algunas muy destacadas fueron encabezadas por direcciones clasistas, lo que llevó a la prensa burguesa a hablar de “los flacos” en contraposición a los dirigentes de la burocracia sindical apodados “los gordos”).

Esa táctica fracasó fundamentalmente porque no había un proceso del activismo clasista de avanzar hacia posiciones políticas en el plano electoral y porque tampoco fue tomada esta táctica por esas organizaciones. Bajo esas circunstancias, y en ese momento, llamamos a votar por los candidatos obreros de esos partidos que reflejaban los procesos de lucha de los trabajadores, aclarando a la vez que no era un apoyo a la política general de sus partidos.  Fue una táctica un poco confusa, débil y tardíamente planteada, pero fue el intento de tener una táctica.

Ahora, si bien hay un proceso antiburocrático que se sigue desarrollando en las organizaciones obreras de base, a nivel de delegados de fábrica y comisiones internas, no  hay un curso generalizado de estos activistas a avanzar en el plano de la organización política. Y en concreto en estas elecciones esto se mezcló con una gran apatía política, como reflejo del desgaste político del gobierno, lo que llevó a un sector importante a abstenerse de ir a votar, o votar en blanco.

En ese sentido no vemos, por ahora, que pueda prosperar una táctica del tipo de llamar a formar un Partido de Trabajadores (como plantea el PTS) o un movimiento político de los trabajadores (como propone el MAS).

Teniendo en cuenta esta situación es que hemos caracterizado que el FITS no iba a expresar ningún fenómeno político importante, no ya de amplias capas de trabajadores, sino ni siquiera de sectores considerables de la vanguardia. Los resultados electorales confirmaron nuestra caracterización.

Las candidaturas del FITS solo expresaba la política centrista de sus aparatos partidarios. Llamar a votar por ellos solo hubiera diluido nuestra diferenciación crítica hacia su centrismo.

Por otra parte, son organizaciones muy pequeñas para tenerlas como “campo de maniobras” político (tal como ha planteado Trotsky, en relación a discusiones sobre otros grupos), y con muy escasos militantes obreros .

De todas maneras no descartamos que más adelante podamos llegar algún acuerdo para participar en las elecciones, pero nosotros no llamamos a eso frente único. La política de frente único es una táctica para la acción, destinada a organizaciones de masas o que en determinados sectores tengan influencia de masas o dirijan a algún sector de la clase trabajadora. Nosotros estamos en contra –igual que Trotsky- de hacer un frente único para la propaganda. Y las elecciones son un terreno para la propaganda, no para la acción. Nuestra posición en relación a algún acuerdo para participar en las elecciones, es que este debe ser un acuerdo de carácter técnico, es decir destinado a cumplir las formas que permitan la participación electoral, pero mantendríamos la propaganda de nuestro programa de manera independiente.

En relación a el frente único, hemos concretado con estas organizaciones varios acuerdos de ese tipo. Con el MAS mantuvimos una política de frente único en el movimiento de desocupados llamado FTC (Frente de Trabajadores Combativos) hasta que una maniobra burocrática del MAS para retener la conducción del movimiento en un congreso que estaba por darle a nuestros compañeros la mayoría terminó por dividir la organización. Para el MAS, esta maniobra burocrática tenía como objetivo implementar una política de administrar burocráticamente los “planes sociales” obtenidos con la lucha, para beneficiar financieramente a su aparato partidario, y para tener un control político basado en la administración las concesiones materiales sobre los desocupados.

Con el PTS y el PO hemos participado, en listas conjuntas de oposición a la burocracia, en las elecciones de la CTA (Central de Trabajadores Argentinos). Y con el PTS en las de ATE (Asociación de Trabajadores del Estado), aún siendo muy críticos del PTS, y más todavía con el PO que saltó a un acuerdo con sectores que cohabitan con la burocracia. Posteriormente en las elecciones sindicales para CTERA (confederación de docentes) hemos llamado a un voto muy crítico a la lista encabezada por el PO.

 

Sin embargo es verdad que tal vez no hayamos pensado a fondo o que todavía no tengamos una política más integral hacia estas organizaciones. Esta es una necesidad dado que son las corrientes trotskistas con las que disputamos la vanguardia a nivel de las luchas en las que participamos. Esto creo, es más a causa de nuestras debilidades políticas que a nuestro sectarismo, aunque puede haber también una cuota de ello.

En este sentido, tu carta es un buen incentivo para ayudarnos a pensar, y por ello es bienvenida.

Por ahora sin más que decir sobre este tema te enviamos un abrazo.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

 

 

La carta de G B to LRP, May 28, 2007

Estimados Camaradas de la Liga para el Partido Revolucionario,

Nosotros recibimos el 14 de abril la carta de camarada Walter en el nombre del LRP de EE.UU. Ella trata de las tácticas Groupe el Bolchevik durante la elección presidencial de abril y  mayo del 2007 en Francia.

Su contribución se refiere a dos" declaraciones" que son los últimos dos editoriales del órgano del Gigabit Révolution Socialiste. Estos editoriales no sólo se refirieron a la elección presidencial sino a las elecciones del legislativo, aplicando el análisis y la línea que definió la 5 Conferencia de nuestra organización en octubre del 2006,  sobre el movimiento obrero de Francia después de la restauración de capitalismo en la Rusia.

El GB aprecia el interés que usted muestra en el extranjero en la vida política y para sus tácticas. Así ha traducido su carta para distribuir entre sus células y también entre los militantes de la Colectividad de la Revolución Permanente que lee francés pero no inglés.

Su razonamiento, si nosotros lo hemos entendido correctamente, es el siguiente:

1.      La línea del GB es el apoyo crítico por el Parti Socialiste en el primero así como la segunda ronda de la elección presidencial.

2.      Uno no puede apoyar un partido reformista electoralmente excepto si está en la cabeza de las.luchas

3.      El PS, según el GB, ha participado en los ataques burgueses.

4.      Por consiguiente el GB está equivocado en apoyar al PS.

Si esto es verdad, uno busca descubrir una proposición alternativa, una buena táctica electoral. Pero Walter no dice una palabra sobre esto. Lo que es más, el argumento es falso del principio al fin. Ciertamente, el LRP tiene la excusa de la distancia y la falta de familiaridad con la masa los partidos reformistas, así como con las elecciones en dos redondas; pero nada excusa la parodia de la posición del Groupe Bolchevik o impone silencio sobre cuál es la posición real de Camarada Walter.

El argumento entero de Cda. Walter descansa en una decepción

En el silogismo del Cda. Walter, la premisa No.1 es evidentemente indispensable.

Como usted señala en su declaración de enero 21, la mayoría de los votos que se lanzarán para las organizaciones de obreros irá al PS en lugar de al PCF o a los grupos centristas más pequeños, por las razones de' la efectividad electoral.' El PS es el único partido obrero que tiene cualquier oportunidad de alcanzar la segunda ronda de la elección presidencial. Por consiguiente a nosotros nos parece que su posición, a pesar de su negativa, es una posición de apoyo crítico para Real y el Parti Socialiste.

Esto es inepto, desde que el Groupe Bolchevik ha escrito claramente:

Luchamos por la ruptura de las organizaciones obreras con la clase gobernante, los bolcheviques no se oponen a la expresión, sin embargo deformada y parcial, de la lucha entre las clases por vía de las elecciones. En la primera ronda así como en la segunda, en la presidencial así como la legislativo, los votos de los obreros sólo pueden ir a las organizaciones y partidos de los obreros (PS, PCF. LO, LCR), y nunca a los candidatos de formaciones burguesas. (Révolution Socialiste No. 22, el 2007 de enero)

El Groupe Bolchevik no puede apoyar ninguna candidatura. No obstante, llama a los obreros que pueden y desean votar, en la primera ronda, a escoger candidatos de una organización de la clase obrera (PS, PCF, LCR, LO) contra todos los candidatos burgueses. Por las mismas razones, si el candidato de la organización de obreros permanece en la segunda ronda, el Groupe Bolchevik requiere votando por él o ella, o por abstenerse. (Révolution Socialiste No. 23, el 2007 de abril)

¿Subsecuentemente cuándo una predicción es una recomendación? Si los bolcheviques dicen," aislamiento de las luchas contra los planes del despido las hace muy difíciles" o" las juventudes se sublevan en los barrios pobres adoptan los formulas débiles y contraproducentes por el aislamiento en que el movimiento de los obreros lo ha dejado," sólo un imbécil o una persona malintencionada lo traduciría para significar": los bolcheviques se oponen a las huelgas contra los despidos y son los luchadores por el aislamiento de la juventud consagrados a ser desclasados." Si el Cda. Walter afirmó que" probablemente lloverá en París durante el Pentecostés", deberemos nosotros entender esto como que entonces. ¿Walter quiere que llueva mañana en las cabezas de los parisienses?"

La elección presidencial francesa tiene lugar en dos rondas, bajo el sufragio universal directo. Si ningún candidato obtiene una mayoría absoluta en la primera ronda, los dos candidatos que obtienen los mayoría de votos en la primera ronda permanecen en la papeleta de voto durante la segunda. Las elecciones del legislativo también permiten dos rondas. Si ningún candidato obtiene una mayoría absoluta en la primera reda en un distrito dado, todos aquéllos que obtuvieron más de 12.5% de los votos pueden correr para la segunda, y entonces se escoge el que obtiene los mayoría de votos ser el representante.

El Groupe Bolchevik analizó, cuatro meses antes de la primera ronda de la elección presidencial, que los PS obtendrían los votos de muchos obreros probablemente en el primero ronda, más que en 2002, a expensas de sus competidores reformistas :

El proletariado y parte de la juventud intentarán utilizar el voto para emprender la unión que las direcciones del PS, el PCF, sus adjuntos en el LO y el LCR les han impedido lograr subsecuentemente a través de la lucha de la clase, y en la primera ronda de la elección presidencial de 2002. En la Primavera de 2007, millones de obreros votarán en la elección presidencial (y entonces en el legislativo) para barrer Sarkozy, Villepin, Chirac (y también contra los otros candidatos burgueses Le Pen, de Villiers, Bayrou, Voynet...). Es probable, debido a la efectividad electoral, el voto del" ouvriers" y" employés" [obreros de cuello-blanco y azul] beneficiará al PS en lugar del PCF, al LCR o LO, sin su tener muchas ilusiones en Royal y el PS. (Révolution Socialiste No. 22, el 2007 de enero)

Pasando al Groupe CRI que usted menciona y que ha publicado varios artículos de su periódico, saludó el referéndum del 29 de mayo de 2005 como un éxito importante de la clase obrera, como hicieron todos los productos de la descomposición avanzada de la Cuarta Internacional en este país. Pero qué entonces explica que la derrota electoral de 2007 siguió tan rápidamente después de la victoria de 2005, que la clase obrera fue en dos años de más de 54% de los votos (" Ningún" en el referéndum) a... ¿6.5% (LCR + LO + PCF + PT en el presidencial)?

En el contraste, la predicción del GB ha resultado estar en lo justo, desde que el PS coleccionó, en la primera ronda, 3 millones más de votos que hace cinco años: Jospin obtuvo 6.5 millones de votos el 21 de abril de 2002 (16.18% de los votos); Royal ganó 9.5 millón el 23 de abril de 2007 (25.87%). En cuanto al resto del movimiento de los obreros, el candidato Hue del PCF obtuvo 0.9 millón en 2002 (3.37%), Bufete obtuvo 0.7 en 2007 (1.93%); el candidato de LO, Laguiller, obtuvo 1.6 millón en 2002 (5.72%), 0.5 en 2007 (1.33%); el candidato del LCR, Besancenot, obtuvo 1.2 millón (4.25%), 1.5 millón en 2007 (4.08%).

De hecho, para los marxistas, las elecciones ilustraron la naturaleza de los partidos obreros burgueses del PS y el PCF. Las categorías oficiales de  ouvriers","employés" y "de las profesiones intermédiaires del INSEE [el Instituto Nacional para las Estadísticas y los Estudios Económicos] corresponden aproximadamente a la clase obrera. Según las preguntas de las instituciones del sondeo, 24% del" ouvriers" votaron para Royal en la primera ronda, 54% en el segundo. Los" employés" votaron 25% para Royal en la primera ronda, 54% en el segundo. Los" de las profesiones intermédiaires votaron 31% para Real en la primera ronda, 49% en el segundo.

Los simpatizantes del MEDEF y el CGPME (el enterpreneurs pequeño) votó 96% por Sarkozy. Royal, aunque ella había hecho campaña para" la conciliación de personas francesas con el negocio," sólo convenció... 2% de los jefes. (L'Humanité, el papel del PCF, el 5 de mayo de 2007)

Las "circunstancias" apropiadas del Cda Walter

El Cda Walter rechaza la táctica que él atribuye falsamente al GIGABIT (el voto para el PS en el primero y segundo redondea) sin dar sus posiciones en la vida en el PCF, LO el LCR y el PT.

Cuando usted llama a los obreros a votar por el PS en la primera o la segunda ronda, en el terreno de  la organización de obreros, usted en la realidad dice que un voto para Royal es un voto de la clase. ¿No ayuda esto a solidificar las ilusiones de los obreros en el PS? ... Por estas razones... nosotros pensamos que es incorrecto a la llamada para un voto para el PS en la elección presidencial.

En 1977, James Robertson, basado en los Estados Unidos dónde no hay ningún partido obrero burgués, creó una regla para todas las elecciones en el mundo. Treinta años después, el Cda Walter ha inventado otro que merece la pena escasamente más y no debe nada a Trotsky. Permite votar por los candidatos reformistas si se cumplen dos condiciones:

1.      Que ellos están llevando las masas a la lucha;

2.      Que un fragmento importante de los obreros está bajo la ilusión que elegiendo a los reformistas permitirían al avance de su lucha.

Para apoyar su tesis, él no cita ningún caso deducido de la historia rica y larga del movimiento de los obreros. En lugar de un ejemplo, él se satisface con una cita de Trotsky que no tiene nada que decir en general sobre las elecciones, ni sobre las tácticas hacia los candidatos reformistas en particular.

El período del reformismo reafirma la posibilidad de traición. Pero eso no significa que reformismo y traición seán idénticas en cada momento. Cuando los reformistas dan un paso adelante, uno puede hacer  acuerdos provisionales con ellos. Pero, cuando asustado por el movimiento de masas, ellos lo traicionan, mantener la unión con ellos equivale a tolerar a los traidores y ocultar la traición. (" La crítica del programa del CI », 1928, parta II, Ch 8, El Comunista Internacional después de Lenín, PUF)

El Cda. Walter es descuidado tanto con respecto a Trotsky como a aquéllos a los que él está escribiendo. Las dos frases que él invoca no muestran que Trotsky ha decidido que no es posible votar por el Partido Laborista británico. Nosotros estamos muy ansiosos para que el cda Walter pueda demostrar esto para nosotros.

El consejo de Trotsky no se aplica al GB cuyas fuerzas reducidas no nos permiten imponer una" unión" en absoluto con los reformistas. Nuestra organización no ha podido por consiguiente cometer el error de mantener un frente como cuando los reformistas traicionaron una huelga general.

De hecho el centrismo podrido estaba, en bloque con los PS, los PCF y las direcciones de la unión, durante los más recientes movimientos de masa en Francia, de 1995 a 2006. Producto de la descomposición que la IV  sufría anunciaron que ellos se retiraron a favor del candidato de PS en la segunda ronda de la elección presidencial de 2002 (alguno de ellos en el fin votado por Chirac, junto con el PS y el PCF). En el invierno de 2005-2006 y en la primavera de 2006, el bloque de todos los reformistas contra la huelga general se extendió más de una vez a los partidos burgueses, en la forma de reuniones públicas que involucran PCF, LCR, LO, MRC, PRG... (vea Révolution Socialiste No. 20).

El frente unido de los obreros no es necesariamente una táctica para las elecciones. De haber existido un partido revolucionario allí en Francia en 2007, incluso uno minoritario, habría tenido que presentar a su propio candidato contra aquéllos de los reformistas de todos los tipos. Ésta era la posición que Stéphane Just defendió para el PCI, contra Lambert y Moreno que llamaron a votar por Mitterrand en la primera ronda en la elección presidencial francesa de 1981. Ese era el consejo de Trotsky para el SWP para la elección presidencial americana de 1940. Enfrentado con los pretextos dilatorios de la dirección de la sección americana, Trotsky recomendó que ellos hagan campaña para el candidato Estalinista, desde que el PCUSA se posisionó contra el candidato Republicano y anteriormente contra el candidato Demócrata, Roosevelt. El abstencionismo electoral de la dirección de SWP en realidad encubría su negativa para romper su bloque en los sindicatos con los burócratas pro-Roosevelt.

Hoy, es el Cda Walter en lugar del GB que nutre las ilusiones de las masas... en los aparatos contrarrevolucionario de ellas.

¿Por qué misterio los partidos reformistas no han traicionado?

El frente unido sólo se aplica a las elecciones si a los comunistas les faltan los medios para participar, o en el caso de retiro cuando hay dos rondas, como en Francia. En el caso dónde candidatos de partidos de la clase obrera que obtuvieron la confianza de una parte de la clase obrera, confronten a los representantes directos de la burguesía, los revolucionarios no se abstienen.

El Cda. Walter tiene un termómetro que le permite saber cuando las masas" celebran la ilusión que la elección de reformistas particulares ayudará o adelantará su lucha" y cuando ellos tienen ilusión que" elegiendo el programa de los reformistas en alguna manera ayuda a los obreros a igualar la ausencia de luchas."

En la realidad, estos sentimientos son juntos evidentemente mixtos, y la participación en las elecciones generalmente implica la dominación del segundo componente. Las condiciones estimado Cda. Walter no fueron mencionados por Lenín en 1920 cuando él aconsejó a las organizaciones comunistas británicas apoyar, casi por todas partes, los candidatos del Partido Laborista:

Nosotros pondríamos a nuestros candidatos en algun de los distritos electorales completamente seguros, a saber, distritos electorales dónde nuestras candidaturas no darían ningún asiento a los Liberales a expensas de los candidatos del Laborismo. Nosotros tomaríamos parte en la campaña electoral, distribuyendo hojas impresas que agitan por el comunismo, y, en todos los distritos electorales dónde nosotros no tenemos ningún candidato, nosotros insistiríamos a los electores para que voten por el candidato del Laborismo contra el candidato burgués. Los camaradas Sylvia Pankhurst y Gallacher están equivocados pensando que ésta es una traición al comunismo, o una renuncia a la lucha contra los social-traidores. Al contrario, la causa de revolución comunista ganaría indudablemente con eso. ('' Comunismo izquierdista en el Gran Bretaña '', Comunismo Izquierdista: un Desorden Infantil, 1920)

El Cda. Walter piensa que uno no debe votar por un partido reformista que ha traicionado.

Los revolucionarios pueden apoyar críticamente sólo a los candidatos reformistas tan solo cuando ellos están de pie a la cabeza de las masas en la lucha. ... Los PS y sus líderes no han estado para nada en la vanguardia de la lucha de la clase obrera. Al contrario, como usted ha señalado, este partido y Ségolène Royal en particular han estado participando en los ataques de la burguesía contra los obreros.

¿Pero él puede decir claramente qué partidos reformistas son los que no han traicionado?

Como la cita escogida por el camarada dice, el reformismo y traición" no son idénticas en cada momento." Casi todos los miembros del GB han tenido una oportunidad de participar en las luchas de masas en su lugar de estudio o de trabajo. Ellos saben por la experiencia que la traición de la lucha por los líderes de los sindicatos, los PS, los PCF, los LCR y LO (éstos a veces son el mismo) no aparece claramente en cada momento, y a todos los obreros, sobre todo cuando ningun partido o incluso una verdadera organización los denuncia y plantea una orientación alternativa.

Y las elecciones raramente ocurren en el momento de las luchas. Cuando éste es el caso, los candidatos reformistas serían tontos en desplegar su carácter traicionero públicamente en tal un momento. Por ejemplo, en abril de 2007, todos los candidatos de las organizaciones que se dicen de la clase obrera, Royal, Bufete, Laguiller y Besancenot,  apoyaron" las huelgas de la fábrica de automóviles Aulnay.

En los 30, Trotsky ignoró completamente todas las advertencias poderosas del Cda Walter, tanto para las elecciones británicas de 1935 como para las elecciones francesas de 1936. Respondiendo a un camarada joven que fue ganado vía la entrada en la Juventud Socialista, Trotsky recomendó:

En cuanto a las elecciones del legislativo en Francia, yo pienso que nosotros no podemos aceptar un boicot. Propagandice los Comités de Acción, . ¡Oponga a los Comités futuros de Acción a la acción electoral presente, no! Uno sólo puede boicotear el parlamentarismo cuando puede reemplazarlo por la acción revolucionaria directa. (La carta a Fred Zeller, 1936)

Siguiendo este consejo, la sección francesa de la IV y la Juventud Socialista Revolucionaria presentó a varios candidatos y llamó, en la mayoría de distritos, a votar por el PS-SFIO y el PCF-SFIC. Él dio un consejo equivalente a un miembro del ILP británico:

El Partido Laborista no debe de haber sido extremamente soportada porque estaba contra las sanciones sino porque representó las masas de la clase obrera. (L. Trotsky. el una vez más el ILP., el 1935 del noviembre, las el en de Escrituras Bretaña, vol. , 3, p. , 117)

Es difícil estar más claro: los revolucionarios dan el apoyo electoral crítico a reformistas, cuando ellos no tienen su propio candidato, por una sola razón: porque la clase obrera los considera como sus representantes. No debido a su programa. En este pasaje, la fórmula de Trotsky se parece al" apoyo crítico permanente muy táctico" qué el Cda. Walter denuncia.

¿Es necesario boicotear las candidaturas del PS sistemáticamente?

Al contrario, su propia condición, que los candidatos reformistas llevan las masas en la lucha," es ambiguo. En primer lugar, los candidatos electorales raramente son aquéllos que están a la cabeza de las masas en la lucha; y por otro, todos los burócratas traicionan las luchas de una manera u otra.

Paradógicamente, la regla del Cda. de Walter nos obligaría, en el caso de luchas dirigidas por reformistas, a participar en las elecciones burguesas. Sin embargo, cuando las masas están" en la lucha," no es obvio que sea necesario aceptar las elecciones, ni hablar de apoyar a los reformistas.

Por ejemplo, Lenín exigió boicotear las elecciones de la Duma en 1905. Dado que nosotros estamos discutiendo Francia, el Cda. Walter nos permitirá evocar una situación de este tipo. Durante la huelga general de mayo del 1968, de Gaulle, muy agitado, volvió a tomar la iniciativa después de visitar al General Massu, la cabeza de las tropas francesas en Alemania. En su retorno, él emitió una declaración amenazante, mientras proponía al mismo tiempo las próximas elecciones del legislativo.

Yo no retiraré. Yo tengo el mandato de las personas, y yo lo cumpliré. ... Hoy yo disuelvo la Asamblea Nacional. ... Las elecciones del legislativo tendrán lugar después del período que indica la Constitución, a menos que nosotros pensemos amordazar a los franceses impidiéndoles expresar que  les están impidiéndo vivir por los mismos medios que les impiden a los estudiantes estudiar, los maestros de enseñar, los obreros trabajar. ... (C. de Gaulle, Discurso, el 30 de mayo de 1968, en L. Joffrin, el 68 de mayo, Seuil, 1988)

Ese día de Gaulle galvanizó la contrarrevolución... y les dio la oportunidad de acabar la huelga general a los" reformistas." En la primera ronda, el partido Gaulista, el UDR, consiguió 43.65% de los votos el 23 de junio, (Sarkozy en la primera ronda consiguió 31.11% en 2007) y, después de la segunda ronda, 358 representantes sobre 485.

En consecuencia el 30 de mayo, la huelga general se desintegró desde dentro, en el nombre de la disolución de la Asamblea Nacional y preparación para las nuevas elecciones. ...  tomando ventaja de las ilusiones de la clase obrera, los aparatos de los sindicatos y los PCF, mientras estaban inmovilizandos por la huelga general, se aferraron a la disolución de la Asamblea Nacional para desactivarlo políticamente y transformarlo en un movimiento simple de demandas desintegrandolo desde adentro. Los resultados de la elección sancionaron la liquidación de la huelga general y expresaron la retirada de la clase obrera. (El La Vérité No. 543, el 1969 de abril)

En contraste con el PCF (en aquel momento muy implantado en la clase obrera) y el PS-SFIO (en aquel momento reducido a casi nada), la organización de la sección francesa de la Cuarta Internacional, el OCI (que el propio Groupe Bolchevik ha integrado) denunció el llamado a las elecciones en lugar de apoyar las candidaturas del PCF y el SFIO según la regla del Cda. Walter.  El OCI cometió muchos errores, en mayo de 1968 y después, pero tenía razón en ese punto.

Hay circunstancias en que los revolucionarios deben intentar oponerse a las elecciones burguesas e incluso boicotear el voto. Por otras razones esta era la posición del GIGABIT para la segunda ronda de la elección presidencial de 2002 y para el referéndum en el Tratado Constitucional de la Unión europea.

¡En las elecciones también, clase contra la clase!

Nosotros vivimos en un período difícil. Pero los revolucionarios no escogen las condiciones bajo las que ellos viven y luchan colectivamente. También, en las elecciones ellos afirman que dos clases nos oponen.

El estado presente de la construcción del partido obrero revolucionario está en un punto catastrófico después de la destrucción del Cuarto Internacional en 1951-53 y la degeneración subsecuente de todas sus secciones, incluso el francés y el americano, es imposible presentar a candidatos que defienden el comunismo y adelantar un programa de acción, un programa de transición para la situación actual del país. No obstante, la organización de cada obreros no ha desaparecido de la escena política.

La orientación del Groupe Bolchevik está definida por la resolución" por la Estructura un Nuevo Partido Comunista Internacionalista para Resolver la Crisis del Movimiento de los Obreros Distinguiendo a los Revolucionarios y por una Política de Frente Unido," qué ha estado disponible desde que su adopción en el website del GB. Conforme a las tradiciones de la Internacional Comunista durante la vida de Lenín y de la Cuarta Internacional durante la vida de Trotsky.

El Cda. Walter nunca dice lo que él propondría hacer en Francia en 2007. Nosotros nos reducimos por consiguiente a algunas conjeturas: o es necesario votar por el PCF, LO, el PT o el LCR desde que ellos no son reformistas; o es necesario abstenerse de una manera permanente. La discusión ganaría en claridad si el camarada declara su posición.

Los bolchevique-leninista franceses no se impresionan por las frases radicales contra todo apoyo electoral al PS. La mayoría de" Trotskyists" han declarado eso, pero en la práctica, rechaza el frente unido de los obrero, colabora con los Stalinistas, y llega al punto de gerenciar instituciones juntamente con los Gaulista (eso incluye el CRI). Durante las luchas de masas, los enemigos de" social-liberalismo" generalmente el forman un bloque... con el PS, contra la huelga general. Durante años, nosotros no tiene parecemos unos de ellos réúnase con... el PS.

Para ir adelante, nosotros nos permitimos pedirle algunas clarificaciones:

       ¿Qué propósito sirve el analizar al PS como un partido obrero burgués?

       ¿Usted puede especificar que táctica usted habría recomendado para las elecciones francesas?

       ¿Su divergencia en un asunto relativamente menor significa que usted está en general de acuerdo con el resto de las actividades y posiciones del Groupe Bolchevik y la Colectividad de la Revolución Permanente?

Con nuestros saludos del internacionalista,

La Célula Central del Groupe Bolchevik