Révolution Socialiste  

Accueil

Liens

CoReP

CRP en el Perú

 

 

 

¡No a la intervención en el Chad!

¡Retirada de todas las tropas francesas!

¡Cierre de las bases militares francesas!

 

 

 

El 5 de febrero, el Presidente de la República Francesa declaró: "si Francia debe cumplir su deber en Chad, lo hará", pidiendo la luz verde de la ONU. La víspera, el Consejo de Seguridad de la ONU "condenó firmemente los ataques perpetrados por grupos armados contra el Gobierno chadiano" y llamó "a los Estados miembros a prestar su apoyo al Gobierno de Chad". El imperialismo francés había dirigido el mismo día una advertencia directa a las tropas chadianas rebedes que amenazaban Djamena. Sarkozy pidió "a la aviación francesa sobrevolar la frontera con Sudán, vecina a Chad, para comprobar que no hay incursión extranjera". Antes, había reforzado el destacamento francés establecido, bajo pretexto humanitario.

 

Según el principal jefe de la rebelión chadiana, el general Mahamat Nouri, la aviación francesa "bombardeó" las posiciones de los rebeldes "desde ayer por la mañana hasta hace una hora esta mañana" para proteger al régimen del Presidente Idriss Déby Itno.  Nouri acusa "a Francia" de una "intervención directa" en la capital. El ejército francés reconoce haber brindado espionaje estos últimos días, así como ayuda logística. En abril de 2006, el ejército francés ya había ayudado al poder chadiano con combustible, información, municiones y sobre todo había intimidado a los militares rebeldes con sus aviones. En febrero de 2006, ante una tentativa de golpe de Estado, hombres del 1er. RPIM protegieron a Idriss Déby. En 1990, durante el Gobierno Mitterrand-Rocard, los servicios secretos franceses ayudaron a Déby a tomar el poder por las armas.

 

Para garantizar sus posiciones económicas, diplomáticas y militares, la 5ta. República dispone de bases y de 10.000 soldados en Chad, pero también en Yibuti, Senegal, Congo, Gabón, Costa de Marfil... Gracias a este dispositivo, intervino en más de un país de África, bajo De Gaulle, Giscard, Mitterrand, Chirac, a menudo para establecer o mantener dictadores. El ejército francés instruyó y protegió a los ejecutores del genocidio de los Tutsis en Ruanda en 1994. El ejército francés destruyó la aviación de Costa de Marfil en 2004 y protegió militarmente al Presidente de la República Centroafricana Bozizé. 

 

Sarkozy se inscribe plenamente en la tradición del imperialismo francés. El Chad acoge a más de 1.000 mercenarios del imperialismo francés en el marco de la “Operación Gavilán" y Francia proporciona también un destacamento de asistencia e instrucción militar (Dami). En realidad el Dami, compuesto de fuerzas especiales - muy a menudo el 1ro. y el 8vo. RPIM - sirve de unidad de información y protección del poder, que no brilla precisamente por el respeto a los derechos humanos.

 

Además de su emplazamiento estratégico, Chad se ha convertido en un país petrolífero cuyos recursos son compartidos por las compañías petrolíferas norteamericanas, inglesas y francesas. Los ministros de Asuntos Exteriores de los estados miembros de la Unión Europea han decidido el 28 enero el envío de 3.700 soldados a Chad y a la Rep. Centroafricana ("Operación Eufor Chad- RCA"), mientras que 20.000 soldados están previstos a cuenta de la ONU y la Unión Africana ("Minuad"), bajo pretexto de ayudar al pueblo de Darfour en Sudán.

 

Así pues, África permanece subdesarrollada a pesar de sus recursos naturales y humanos.  Los poderes políticos son sometidos a las presiones económicas, políticas y militares de los imperialismos, en primer lugar de Francia y los Estados Unidos. El saqueo y las rivalidades entre las potencias capitalistas exacerban la represión del movimiento obrero, la opresión de las mujeres, la inestabilidad política, el militarismo, las confrontaciones étnicas, los desplazamientos de población, los genocidios... La caridad, las ONG y "la injerencia humanitaria" no son más que el complemento del colonialismo, de la soberanía europea y norteamericana.

 

En Francia, es necesario que la clase obrera y juventud, que incluyen por otra parte a numerosos trabajadores y estudiantes de origen africano, quiebren el saqueo de los grandes grupos capitalistas franceses e impidan las intromisiones de los servicios secretos y del ejército que protege los intereses de aquellos. Las organizaciones obreras, partidos y sindicatos, deben realizar un frente único para impedir toda intervención de su imperialismo en Chad: manifestaciones, bloqueos de los desplazamientos y transmisiones, etc.

 

Esto no implica ningún apoyo a la oposición armada chadiana, que es de la misma naturaleza social y política que el régimen existente y que se transformaría inevitablemente, en caso de victoria, en el enlace de la dominación extranjera. La lucha de la clase obrera y de la juventud francesas contra las injerencias imperialistas contribuirá, por el contrario, a preparar el derrocamiento, por los proletarios y los campesinos pobres de África, de los representantes de las clases explotadoras locales, para establecer Gobiernos obreros y campesinos, expropiando a los grupos capitalistas, construyendo los Estados Unidos Socialistas de África.

 

Para llevar una lucha concertada y eficaz contra las potencias imperialistas como Francia y sus enlaces locales como Déby, es necesario un entorno de colaboración fraternal, una internacional obrera revolucionaria.

 

¡No a toda intervención del ejército francés en Chad, con o sin aprobación de la ONU!  ¡Denuncia de todos los Tratados oficiales y secretos! ¡Retirada de las tropas francesas de Chad, Costa de Marfil, Afganistán, etc! ¡Cierre de todas las bases militares francesas!  ¡Derecho de entrada y permanencia para todos los estudiantes y trabajadores africanos!

 

 

París, 6 de febrero 2008

 

 

Grupo Bolchevique

(Miembro del Colectivo Revolución Permanente)