Révolution Socialiste  

Accueil

CoReP

CRP en el Perú

 

Carta de la CC del Grupo Bolchevique sobre Germinal n°7

 

 

Queridos camaradas:

Os enviamos una nota sobre el n° 7 de la revista.  El editorial y el excelente artículo sobre Bolivia ya fueron objeto de observaciones individuales de un miembro de la C.C. en el momento de la elaboración de Germinal.  Examinamos los tres artículos restantes que se refieren al País Vasco, sobre  Argentina, sobre la situación en el Estado español (y parcialmente sobre Francia).  Probablemente hayamos interpretado mal algunos párrafos por debilidad lingüística, en cuyo caso les presentamos por adelantado nuestras excusas más sinceras.

Fraternalmente,

la célula central de GB

 

“Los comunistas y el derecho a la autodeterminación de Euskadi”

 

1.  Ni el autor del artículo, ni la redacción del estudio, recuerdan a los lectores que existe una declaración del GG y de GB sobre la cuestión nacional vasca.

2. El artículo ataca a los centristas (“tanto a El Militante como EL Partido Obrero Revolucionario en lugar de defender una política de independencia de clase, auténticamente socialista, se limitan a "exigir a IU que rompan sus acuerdos con el derecha, vasca o española", Germinal n° 7, p. 12).  Sería necesario precisar la crítica:

a) Dirigirse sólo al PCE-IU es una manifestación de oportunismo hacia el estalinismo: EL Militante y el "POR" deberían llamar a los dos partidos obreros tradicionales a romper (y añadir que el "POR" debería él mismo poner fin a su alianza prolongada con el PCE en IU de Cataluña).

  b) Proponer que se rompa "con la derecha" es una caricatura de trotskismo.  En "una perspectiva de independencia de clase", los bolcheviques exigen la ruptura de todas las organizaciones obreras con la burguesía.

c) Esta exigencia de ruptura con la burguesía está vinculada a tareas concretas (como la liberación de los combatientes nacionalistas, defendidas por el artículo) y sólo tiene sentido si permite construir órganos obreros soviéticos en toda la España y, sobre todo, un partido de tipo bolchevique  tanto contra la social democracia vendida a la burguesía españolista como contra los restos del estalinismo que garantizó el aplastamiento de la revolución española y la transición de Franco a la monarquía.

3. El artículo utiliza en sucesivas ocasiones el término periodístico y confuso de "izquierda" (la izquierda pseudorevolucionaria p. 12, lal izquierda centrista p. 12, la izquierda reformista p. 14) de manera simétrica al lenguaje de EL Militante y el POR ("derecha")."  Nunca  caracteriza científicamente los partidos políticos a partir de las clases sociales.

4. El artículo parece confundir la lucha nacional y la revolución social: la lucha por la unificación territorial de Euskal Herria y por el derecho de autodeterminación y la lucha por el socialismo, su una y la misma lucha, p. 12.  El artículo identifica la lucha por la unificación de las provincias del pueblo vasco, administrativamente separadas, y el derecho a la autodeterminación con la lucha para el socialismo.  Dudamos mucho que la lucha para la unificación del territorio vasco tenga la misma importancia que la lucha para el socialismo mundial.  Si es necesario avanzar esta consigna en el Estado español, cosa en la que el GG está mejor situado que nosotros para apreciarla colectivamente, sólo se trata de una táctica que no debe confundirse con nuestra estrategia de derecho a la separación.  Incluso ésta no es más que un elemento del programa comunista.  En otros términos, la igualdad trazada en este artículo entre la lucha por el derecho a la autodeterminación de los vascos y la lucha por el socialismo es abusiva.  Por una parte, los nacionalistas más radicales no son comunistas internacionalistas (para estos últimos, los primeros son,  en el mejor de los casos, aliados dudosos, en el peor,  enemigos resueltos).  Por otra parte, la cuestión nacional, si bien se incorpora a nuestra estrategia, lo hace supeditada a la cuestión de la revolución proletaria.  La "perspectiva auténticamente socialista" es acabar con la explotación por todos los capitalistas del Estado español (norteamericanos, europeos, españoles, vascos y catalanes) y, en el camino, solucionar las cuestiones democráticas pendientes (república, laicidad, cuestiones nacionales...).

5. Mientras que es necesario, como lo tiene en cuenta precisamente el artículo, una perspectiva de independencia de clase y auténticamente socialista, el artículo olvida avanzar la perspectiva de la Federación socialista ibérica y de los Estados Unidos socialistas de Europa como única posibilidad de emancipación de los pueblos oprimidos.  Esto nos parece indispensable para trazar una perspectiva contra todo mantenimiento por la fuerza del marco estatal común y también contra los nacionalistas pequeño-burgueses  algunos de los cuales siembran ilusiones en la UE, y contra todos los que predican la unidad nacional de todas las clases y todos los que quieren añadir fronteras.

6. Del mismo modo, el artículo no menciona la necesidad de construir una nueva dirección, un partido obrero de toda España basado en el marxismo,

 

“Kirchner: continuidad política y económica del Imperialismo”

 

1.  La penúltima frases es curiosa:  los ayer menemistas, luego duhaldistas y hoy kirchneristas, que juntos con todos los Milicos, partidos patronales saquearon y arruinaron a este hermoso país que se llama Argentina...  El artículo afirma que era un bello país antes de que fuera arruinado por la soldatesca y los Presidentes Menem, Duhalde y Kirchner.  Esto plantea la pregunta:  ¿cuándo Argentina era un país tan hermoso?  ¿La ruina de Argentina por los militares data de 1976?  ¿de 1966?  ¿de 1955?  ¿de 1943?de de 1930?  ¿de 1829?  ¿Era un "hermoso país" en la época de la masacre los Amerindios (Pampa)?  ¿Era un "hermoso país" de los tiempos de Perón? 

2. El artículo del camarada Mateo tiene el mérito de referirse a Argentina.  Establece informaciones útiles, en particular sobre lo que pasó en el sur del país, en Las Heras (es lamentable que la declaración del Colectivo sobre la represión en Las Heras no se haya publicado, cuando había el lugar en este número).

3. El título Kirchner:  continuidad política y económica del Imperialismo (Germinal n° 7, p. 15) nos parece cuestionable.

a) Ya sea porque la frase quiere decir que Argentina es imperialista, lo que sería casi tan ridículo como afirmar que Turquía es imperialista.

b) Ya sea porque quiera decir que el Gobierno argentino y sus antecesores ("continuidad") son pura y simplemente la expresión de la dominación extranjera.  ¿Pero entonces, cuál es esta potencia extranjera?  ¿Cómo allí se lo monta para hacer que la población acepte su dominación ?  ¿No hay en absoluto burguesía argentina?  ¿Uno de los recursos políticos de la burguesía local no es la tradición peronista, un populismo con su retórica nacionalista, o incluso antiimperialista?

4. El artículo emplea en sucesivas ocasiones el término superexplotados (p. 16, p. 18), como si el término "explotados" no fuera suficiente.  Eso evoca la práctica - infantil - de los que llaman "fascista" o "genocida" a toda violencia contra un pueblo.  "Sobreexplotados" sólo tiene sentido aplicado a un sector particular, en comparación con la mayoría del proletariado.  Aquí, se trata más bien de la reducción general del valor de la fuerza de trabajo que, en el caso de Argentina después de 2001 ha llegado hasta la reducción del salario real, del poder adquisitivo, la pauperización.

5. El artículo no presenta verdaderamente la situación social, económica y política de Argentina.  Nos parece, aunque no somos los mejores situados para este análisis (por razones de lengua y distancia), que ha habido sucesivamente una crisis revolucionaria o prerrevolucionaria (2001-2002?),  luego una fase de reflujo (2002-2004?)  y, últimamente, un rebrote de las luchas económicas:

a) el régimen ha estado amenazado por levantamientos de las masas en diciembre de 2001, consecutivos a una crisis monetaria y bancaria: saqueos, fuga del Presidente del Rúa, manifestaciones, asambleas populares, ocupaciones de algunas empresas transformadas de hecho en cooperativas.

b) El proletariado no ha conseguido jugar un papel determinante en esta crisis revolucionaria, contrariamente al ascenso revolucionario del principio de los años setenta.  Contrariamente a lo que pretendían los dirigentes de la LOI, el peronismo no desapareció definitivamente en diciembre de 2001.  El partido nacionalista burgués (presidencia Dualde, del PJ peronista) pudo restablecer el orden, con la ayuda del FMI y la burocracia cubana.  Las masas, sin perspectiva y sin partido revolucionario, entraron en reflujo.

c) En 2004, el régimen prosiguió su consolidación con la celebración de la elección presidencial, ganada por el candidato de otra ala del PJ, Kirchner.  Consolidó su posición con las elecciones de octubre de 2005 (legislativas y locales): la fracción FV del PJ parece que obtuvo un 40% de los sufragios.  En la tradición populista, atacó a las multinacionales extranjeras y el régimen dictatorial de los generales establecido en los años 1970

d)  la economía capitalista argentina parcialmente se ha restablecido parcialmente, por una parte gracias a la reducción de los salarios y a la precarización, y por otra , a la demanda mundial, a la depreciación del peso y la ayuda de Venezuela.  Después del hundimiento del PIB (-4,4% en 2001; - un 8,8% en 2002), los índices de crecimiento estuvieron entre más importantes de América Latina (+ 8,8% en 2003, + un 9,0% en 2004, + de 8,6% en 2005).  El Gobierno pudo reembolsar anticipadamente, como Brasil, su deuda al FMI .  Otra consecuencia es que el nivel del empleo remontó, lo que abrió una ola de reivindicaciones salariales.

6.  La huelga de los trabajadores de Repsol (grupo español del petróleo) de Las Heras (Patagonia), se sitúa en este contexto.  La muerte de un policía, con motivo de la represión de los obreros, el 6 de febrero, desencadenó una campaña contrarevolucionaria en toda la Argentina y una ocupación desproporcionada de la pequeña ciudad por las fuerzas de represión.  Es lamentable  que el artículo se arruye con las palabras:  El conflicto no ha terminado, p. 17.  Los revolucionarios deben decir la verdad:  la huelga de Repsol cesó a partir de la intensificación de la represión.  Sólo una huelga general de todo el proletariado argentino o, al menos, de todo Repsol de Argentina, habría podido impedir la derrota de los trabajadores.  La huelga dió lugar a una lucha justificada, pero defensiva (par la retirada de la policía, la readmisión de los despedidos, etc).  Además, estas protestas son llevadas a cabo sobre todo por las mujeres, esposas e hijas de estos obreros que volvieron el trabajo.

 

7. El artículo habla de la solidaridad de los partidos de izquierda, p. 17.  ¿Pero qué es un "partido de izquierda"?  ¿no es una expresión que difumina la lucha de clases?

 

 8. Cuando habla de la represión por el Gobierno de Patagonia y el Gobierno federal en Las Heras, el artículo piensa que se trata de un provocación contra el movimiento trotskista, p. 17.

a) ¿por qué no nombrar la organización que fue el objetivo de la campaña de la burguesía? 

b) Una cosa es ser solidaria de toda organización obrera ante la represión de la burguesía, en el Estado burgués;  otra es hacer pasar el PO como trotskista, aunque los medios de comunicación, el Gobierno,  la policía lo llamen así.  Por ejemplo, los militantes estalinistas fueron perseguidos como comunistas en los Estados Unidos a partir de 1946, pero eso no convertía al CPUS en un partido realmente comunista, ni en una parte del "movimiento comunista" con el SWP y la 4ª Internacional.

c) El boletín Germinal siempre ha refutado el mito del "movimiento trotskista".  El Colectivo Revolución Permanente tiene como base el rechazo de toda ilusión hacia un supuesto movimiento trotskista y la perspectiva "de reunificar", "reconstruir" "reconstruir", "reconstruir" la 4ª Internacional.  En particular, el CoReP y el GG están determinados claramente contra la perspectiva post morenista "de regenerarla" .  Perspectiva cuyas dos concretizaciones serían el "Secretariado Unificado" basado en la capitulación ante Castro en 1963 (véase Novak y Munzer, Los Acontecimientos de 1989, p. 240) y el lanzamiento del "Comité de Enlace" sin programa en 2004 con los partidarios del frente único antiimpérialiste (CRI Francia, POR Argentina...).

9. En la misma veta, se encuentra un vago deseo: Los que se reivindican del Marxismo revolucionario tienen una gran responsabilidad, p. 18.  ¿No tienen nombre?  ¿Asumen esta responsabilidad?  Las lectoras y los lectores de Germinal no sabrán más.  En realidad, la mayoría de las organizaciones "trotskistas" son resultantes del revisionismo pablista cuya partida de nacimiento en Argentina fue la capitulación vergonzosa ante el nacionalismo burgués, ante el peronismo.  En la práctica, parecen incapaces de llevar un trabajo en la CGT controlada por los burgueses peronistas.  Todas ha avalado la división entre parados y asalariados ocupados.  La mayoría (PO, MST, MAS, PTS...) derivó en 2002-2003 la revuelta de las masas hacia una reforma del régimen (Asamblea Constituyente) mientras que otros (LOI-DO) se arrullaban con ilusiones sobre la espontaneidad de las masas y se embriagaban de frases radicales, siendo incapaces de aplicar una línea de transición, de plantear el problema del poder y construir un partido serio.

 

10.  A guisa de trabajo sindical, el artículo se limita a declarar:  abajo la UIA y la burocracia sindical, p. 19

 

a) ¿cuáles son estas burocracias sindicales que es necesario echar abajo?  El artículo no las nombra nunca.  Para nosotros, los aparatos corrompidos que sirven de enlace con la burguesa argentina son los de las dos CGT, la CTA y de todas las organizaciones de parados ("piqueteros")."

b) Decir "abajo" es insuficiente.  Identificar la organización patronal y la burocracia sindical no puede convencer más que a los convencidos por adelantado.  ¿Cómo hacerlo en la práctica para que las masas los rechacen, qué consignas puedan ayudar a la movilización y a la expulsión a burócratas?  Los revolucionarios deben precisar lo que deberían hacer los sindicatos para los trabajadores y contra los patrones...  Los comunistas deben combatir para una única confederación que reúna a parados y a trabajadores con empleo, argentinos e inmigrantes (Bolivianos...), independiente del Estado burgués, descansado sobre la democracia obrera y el derecho de tendencia.

c) En cualquier caso, la intervención de los núcleos comunistas en los lugares de trabajo y en las organizaciones de masas (de trabajadores ocupados o parados) exige seriedad y obstinación.  Para eso, es necesario un partido de tipo bolchevique.

11.  Ante el problema de la división del movimiento obrero, el artículo responde:  Debemos de ser capaces de superar no sólo las limitaciones que tenemos. También los tinglados sectarios que surgen. Esto solo se conseguirá con la voluntad política y con los métodos de la democracia obrera que tanto reivindicamos tantas veces y es una tarea impostergable para el movimiento obrero en su conjunto. Pegar con un solo puño al enemigo de clase y marchar juntos a banderas abiertas y separadas si se quiere.  (p. 18). Esto es bien vago, o incluso falso.

a) "tenemos limitaciones".  ¿A quién se refiere, quienes son estos "nosotros"?  ¿Cuáles son estas limitaciones?

b) Hay que pegar al enemigo con un sólo puño.  ¿Sí, pero sobre qué programa?  El frente único obrero es siempre concreto: se refiere a exigencias obreras en una coyuntura concreta.

c) Y ¿quiénes deben golpear juntos?  Una táctica de frente único debe ir dirigida claramente a organizaciones precisas.

d) Es necesario ir juntos o "separados, si se quiere".  ¿Quién es este "se"?  El frente único es la exigencia de los bolcheviques de que todas las organizaciones obreras se batan contra los ataques de los patronos, de la clase capitalista, de sus mercenarios, de su Estado.  Pero los bolcheviques deben guardar su libertad de crítica y seguir separados.  La delimitación no es facultativa ("si se quiere")." 

 

12. el artículo parece creer que el movimiento espontáneo y/o los que "se reivindican del Marxismo revolucionario", el "movimiento trotskista", serán suficientes.  No habla nunca del gobierno obrero ni de la necesidad de una nueva dirección.  Sin embargo, es necesario terminar con la línea de construir a escala internacional Zimmerwalds centristas (todas las corrientes morenistas) y "polos obreros" en Argentina (como la campaña electoral común de la LOI y la LSR): el proletariado necesita un partido bolchevique y una internacional comunista.

 

“Se tensa la cuerda”

 

1.  El artículo del camarada Trepper trata del mismo tema que el editorial, en nombre del GG (nosotros, desde el  grupo germinal, p. 10) pero de manera muy diferente (cuando aborda el ejemplo de Francia, lo hace también de manera muy diferente que la traducción del editorial de Revolución Socialista n° 19 y de la posdata escrita para Germinal n° 7).

2. Designa al Gobierno Zapatero como un Gobierno socialista (Germinal n° 7, p. 7 una vez, p. 8 dos veces).  Eso nos parece torpe, ya que los bolcheviques no son simplemente críticos, ofrecen una perspectiva, que incluye  un gobierno socialista.  Sería pues más pertinente mantener Gobierno PSOE o bien llamarlo gobierno socialdemócrata o gobierno "socialista".

3. El artículo reduce la competición entre empresas o entre país a los salarios nominales: buscar rebajar aún más los salarios de los trabajadores, p. 8, bajos salarios como los que soportan los compañeros trabajadores de la euro zona ampliada, p. 9 ; no es la de llevar a España a los niveles de vida de Francia o Alemania sino a los niveles de Polonia o Lituania, p. 9 ; rebajar aún más los salarios de los trabajadores, p. 8.  Si esto fuera cierto, por qué Cataluña es más avanzada que Extremadura o Andalucía, donde los salarios son sin embargo menos elevados?  ¿Por qué los Estados Unidos cuentan con más empresas, algunas de las cuales con un importante número de asalariados, que Bolivia?

4. Afirma que la burguesía no tiene ningún margen de maniobra: el sueño neo-liberal se ha agotado más rápido de lo que muchos creían,  la crisis del sistema mundial no da margen a la burguesía, p. 10.  ¿Es eso bien cierto?  De serlo, significaría el hundimiento inmediato de la producción y los intercambios internacionales, la multiplicación de las quiebras y la subida considerable del ejército de reserva salarial, resumidamente, una crisis económica.  El artículo emplea el término: la crisis económica de la zona euro, p. 8.  Realmente, la economía capitalista mundial pasa por una calma temporal, a excepción de la zona euro que sólo se beneficia de un escaso crecimiento.  ¿Si llamamos a eso una "crisis económica" cómo llamaremos al momento que que la producción descienda?

5. La expresión la sociedad de consumo, p. 9, está mal elegida.  En la infraestructura económica de la sociedad, el modo de consumo es ciertamente importante pero no es independiente del modo de producción.  Este último es determinante.  ¿Además cómo justificar la coexistencia, en este artículo, de la reducción del nivel de vida de las masas con la existencia de una supuesta sociedad de consumo? 

6. La expresión la decadencia del sociedad neo-liberal, p. 10, no es mejor.  ¿ha habido anteriormente una sociedad "no liberal" que sea superior?  El camarada, en vez de descubrir del fascismo en la prohibición tabaco en hospitales, las escuelas, los centros comerciales y en las oficinas desde el 1 de enero (p. 8) debería preguntarse sobre los regímenes políticos que fueron los más intervencionistas, los "menos liberales"...  ¿Y qué es una sociedad "neoliberal"?  Sea que eso signifique que el método de producción capitalista alcanzó una nueva fase (¿cual?),  o sea que signifique partir de la superestructura (una ideología) y no de la infraestructura para caracterizar una formación social.  Ni lo uno, ni lo otro nos parece justificado.  Por ejemplo, la decisión por 12 Estados de Europa de adoptar una moneda común no tiene nada de liberal: el euro no surgió de los mercados, sino  de un acuerdo político entre gobiernos.

7. El artículo acusa a la Unión Europea de estar en el origen  de los ataques antiobreros:  las reformas de la euro zona, p. 9 ; imponer mayores niveles de explotación a los trabajadores, dejando en claro cuál es el verdadero “proyecto” de la Unión Europea, p.  10.  ¿Cuáles son las supuestas reformas de toda la zona euro?  Asignar la responsabilidad de los ataques de su capitalismo y su Estado burgués a la UE es un timo social- chauvinista frecuentemente empleado por los aparatos reformistas para proteger a su burguesía y a su gobierno Chirac, Zapatero, Merkel, Blair, Caramanlis...  Ninguna trabajadora consciente, ningún trabajador consciente puede pensar con la UE para defender sus intereses.  Pero los golpes que llueven sobre los proletariados y juventudes de los países de Europa proceden de la relación antagónica entre capital y trabajo y toman la forma de medidas políticas nacionales (leyes, decretos...).  Si bien la OCDE, el FMI o la UE los aprueban y los fomentan, no se imponen desde el exterior a un gobierno español o francés impotente y acorralado, están completamente  decididos por el Estado nacional burgués.  Eso explica que se hayan aplicado las mismas políticas (y a menudo antes) por los Gobiernos de la UE que no adoptaron el euro como Gran Bretaña y en los otros países avanzados como Noruega o Japón, los Estados Unidos o Australia.

8. El texto del camarada Trepper deja entender a los lectores de Germinal que se unifica a la burguesía europea, que hay un único "sistema capitalista europeo" y un único "imperialismo europeo":  tener las manos libres para aplicar las políticas "neo" liberales que el sistema capitalista europeo necesita para seguir funcionando, p. 8;  la socialdemocracia que siempre ha sido un servil instrumento de dominación del imperialismo europeo, p. 7.  Y, sin embargo, las burguesías europeas no han superado las rivalidades interimperialistas, como lo probaron el estallido de Yugoslavia y la segunda intervención en Irak.

9. El artículo comete dos equivocaciones complementarias sobre la cuestión de las direcciones traidoras del Estado español.  Por una parte, el artículo tiende a reducir la dirección reformista del proletariado a las burocracias sindicales:  la clase obrera aún se encuentra muy controlada por la burocracia sindical de UGT y CCOO que operan como verdadera quinta columna del enemigo.  Así pues, el lema final considera que la única burocracia obrera es sindical, ella olvida la burocracia política, omite Zapatero, IU y el PSOE:  ¡Abajo los Méndez y Fidalgo, y toda el burocracia traidora!  p. 11.  Ahora bien, no hay diferencia esencial entre aparatos sindicales e partidos reformistas,  estén en la oposición como en Francia o en el gobierno como en el Estado Español.  Son dos caras de un mismo problema, la crisis de dirección del proletariado.

10.  Por otra parte, el artículo mete en el mismo saco a todos los partidos y a todos los políticos profesionales:  las grandes maquinarias electorales, como lo son el PP o el PSOE, p. 7 ; las organizaciones sindicales vendidas a la patronal o los políticos profesionales sirvientes del sistema capitalista, p. 10 ; la legión de serviles del sistema de dominación que encarnan los políticos profesionales y las burocracias de los sindicatos, p. 10.

a) el artículo borra la diferencia entre los partidos reformistas y los partidos burgueses.  Los alcaldes, los diputados, los ministros, los dirigentes del PSOE, el PCE, el PP, el PNV, CIU... son todos "políticos profesionales al servicio de la burguesía".  Sin embargo, hay una clara diferencia entre los partidos resultantes de la clase dominante y los partidos que la clase obrera construyó contra los precedentes, cualquiera que sean sus límites o su degeneración.  Las manifestaciones contra el Gobierno Aznar y los locales del PP lo ilustraron en 2004.  Esta diferencia de origen y lugar en la lucha de clases tiene consecuencias para toda la política revolucionaria seria.

b) Si todo político profesional personificara el "sistema de dominación", ¿no sería necesario tirar el ¿Qué hacer?  a las ortigas?  ¿Qué eran  Marx en los años 1860, Engels en los años 1870, Guesde en los años 1880, Kautsky en los años 1890, Luxemburg en los años 1900, Lénine en los años 1910, Nin en los años 1920, Cannon en los años 1930?  Sin políticos profesionales del proletariado, no hay internacional, no hay partido.

11.   El artículo olvida completamente el papel de los aparatos sindicales en cuanto pasa a Francia:  Hoy podemos festejar el triunfo que los estudiantes franceses han logrado...  es el camino que debemos seguir, p. 10.  Las masas habrían conseguido un triunfo, una victoria brillante y total:  la juventud ha logrado derrotar el intento de someter a los jóvenes trabajadores a condiciones degradantes en el trabajo, p. 10.  Habría habido una huelga general:  con el apoyo de la clase obrera que salió a la huelga general, p. 10.  Decir la verdad es el principio de una política revolucionaria: 

a) La lucha de juventud estudiantil francesa fue precedida por la de la juventud española e italiana y fue seguida por la de la juventud chilena y la juventud griega.  Estas revueltas masivas de juventud animan a los revolucionarios;  los bolcheviques pueden reforzarse, a condición de un análisis lúcido y de una intervención (a la medida de sus fuerzas) para ayudar a la juventud y la clase obrera a vencer a la burguesía y a frustrar las maniobras de sus agentes.  A pesar de numerosas diferencias, todas tropezaron con los mismos problemas para luchar por su futuro:  el camuflaje de la realidad por los medios de comunicación y las calumnias de la reacción, la represión del Estado burgués y las bandas fascistas, el sabotaje del movimiento por los apéndices jóvenes de las direcciones traidoras  (políticas y sindicales), las maniobras parlamentarias y la obstaculización de la huelga general de los trabajadores, etc

b) El movimiento de juventud tomó en Francia una gran amplitud que le permitió superar la campaña del poder y los medios de comunicación, desbordar a los sindicatos de estudiantes participacionistas (UNEF...), crear mal que bien una centralización del movimiento (la Coordinadora) y realizar la huelga general de los estudiantes y alumnos de secundaria.  Aislado, el movimiento se debilitó las últimas semanas, una parte de los estudiantes y alumnos de secundaria deseando pasar los exámenes, una parte intentando bloquear vanamente la economía con acciones minoritarias e impotentes.

c) Solamente el proletariado podía paralizar el país. Por su parte, la clase obrera no consiguió desbordar a los aparatos.  ¿Cuándo tuvo lugar la huelga general de la que habla el artículo?  Las direcciones sindicales consiguieron impedir la huelga general.  Canalizaron, con la ayuda de los centristas y anarquistas, la voluntad de unidad con la juventud y de combate contra el Gobierno en "jornadas de acción" que protegían al Gobierno mientras que los partidos reformistas recurrían a Chirac, le hacían propuestas para sacar el país de la crisis política y preparaban, por si acaso , un Frente Popular (con la ayuda hipócrita de LO y abierta del LCR). 

d) Por lo tanto, sólo ha habido un retroceso parcial del poder político (sobre el CPE).  El CNE se mantiene, se mantienen los empleos precarios para los jóvenes trabajadores, la ley Villepin oficializa los períodos de prácticas de los jóvenes en formación hasta 6 meses, entrega a los jóvenes parados al ejército, hace pasar la edad mínima de trabajo de 16 a 14 años, el trabajo de noche a partir de los 15 años.  ¿Es esto el fracaso "de la sumisión de la juventud a condiciones degradantes"?  Con la ayuda de las direcciones sindicales estudiantiles y salariales, con la complicidad del PS, el PCF, la LCR y LO, la mayoría UMP se mantuvo en su sitio, el gobierno de Villepin se mantuvo en su sitio, el Presidente Chirac permaneció en su sitio, la ley Villepin se votó y se aplica.  ¿Es esto un "triunfo"?

 

12.   El artículo no dice una palabra de la intervención de GB en el movimiento de la primavera, ni una palabra de la necesidad de un partido, ni en Francia, ni en el Estado español.  Sin embargo, para solucionar la crisis de la dirección del proletariado, la espontaneidad de las masas es insuficiente:  es necesario construir un nuevo partido, con sus "políticos profesionales" revolucionarios.

13.   Construir un verdadero partido requiere más que de las declamaciones del estilo:  "¡abajo...!".  Necesitamos consignas transitorias y tácticas de frente único.  Por ejemplo, la exigencia de que los sindicatos y las confederaciones se nieguen a discutir todo proyecto antiobrero del gobierno al servicio de la burguesía, de que realicen la unidad contra tal proyecto, de que llamen a manifestar contra las Cortes si el gobierno Zapatero presenta tal proyecto, de que llamen a la huelga general hasta la retirada del proyecto, la exigencia de que los militantes y los diputados PSOE e IU lo rechacen, de que movilicen contra tal proyecto.  Nuestra tarea es agrupar la vanguardia e impedir que se aísle de las masas que tienen aún confianza en los dirigentes sindicales, en el PSOE o IU. Nuestra tarea es procurar que la vanguardia, reagrupada, organizada, ayude a las masas, en su propio movimiento, que incluye los soviets , a desembarazarse de la antigua dirección, tanto política como sindical.  Tal es la razón de ser del Grupo Germinal y del Colectivo Revolución Permanente.